Kthulu Inc.

…obedece al tentáculo!

Mi primer 420.

Me da un poco de nostalgia pensar en la primera vez con la María.

Cursaba tercero medio. Mi hermano y yo íbamos en el mismo curso, pero él es mayor por un año. Íbamos a clases en la jornada de la tarde y por las mañanas, con la excusa de hacer unos trabajos para el colegio, aprovechábamos y nos íbamos a la casa de un compañero, el Coño, que pasaba siempre sólo.

A veces invitábamos a otro compañero, el Nico, y nos tomábamos unas cervezas. Yo cheleaba mientras Coño, Nico y Javier (mi hermano) se fumaban unos pitos.

No era la mejor calidad en marihuana. Fumaban puro paragüa. Yo tenía 16 y no le hacía ni al cigarro, pero había estado anteriormente cerca de la marihuana así que no me espantaba ni nada. Sólo les apañaba en sus momentos. Ellos fumaban mientras yo bebía. Obviamente, me decían que le hiciera pero no me llamaba la atención y pasaba. Hasta que un día, la curiosidad de verlos reír hasta agarrarse la guata por alguna estupidez, me la ganó.

Me dieron las típicas instrucciones.
Aspira.
No lo botes altiro, déjalo adentro.
Aguanta.
Y bota.
Era simple, pero no me advirtieron de la tos.

Tosí como loco, escupiendo pedazos de pulmón ahumado. Ellos muertos de la risa me preguntaban: “Y? Sentís algo o no?”. Yo “No. Nada wn”. Seguí quemando y nada. “Sentís algo ahora?”, “No, nada weon”. Y era verdad. Les habré fumado la mitad del pito y no sentí absolutamente nada. Ya tenía los dedos manchados con un líquido café, sin embargo, nada de nada.

A todos les extrañaba. Unas compañeras de colegio llegaron esa mañana a la casa del Coño y nadie podía creer que yo no sentía nada. En fin. “No si no estoy webiando, no siento nah”. Pasó la mañana y los cabros bajaron un poco. Bajoneamos unos fideos con salsa y nos fuimos al colegio.

Para ser mi primera vez me sentí estafado.

No entraré en detalles de la segunda vez porque fue la misma estafa. Mis compañeros y mi hermano absolutamente volaos y yo, na de na. Por lo menos en ese tiempo yo no ponía ni uno para los paquetitos en hoja de cuaderno con la wea café que venía toda apretada adentro, así que nada se perdía con tratar. Mi consuelo en esos tiempos era la cerveza. Mucha cerveza.

Y llegó la tercera! La tercera es la vencida dicen, y así fue. Siempre el mismo dealer. El mismo paragüa ordinario. El mismo lugar. Las mismas cervezas. Y comenzamos el ritual.

Recuerdo que la mañana estaba fresca. Estábamos todos de polera, pantalón gris de colegio y zapatos. Sentados los cuatro en unas sillas de plástico blancas formábamos un círculo en el patio de la casa. El Coño a mi derecha, mi hermano frente a mí y el Nico a mi izquierda (That 70’s Show no miente!). Llegó el pito a mis manos desde mi izquierda y procedí a pegarle la primera quemada. Mismo ejercicio que las veces anteriores. Inhalé, aguanté, exhalé. Esperé unos segundos y fui por la segunda. Inhalé, aguanté, exhalé. Y para irme a la segura, le pegué la tercera. Muevo mi cabeza mientras repito el ejercicio y, sí. Me había pegado. Por fin! Ya empezaba a creer que era inmune a la wea.

Que sensación más extraña pero agradable. Los cabros se reían porque al fin me había pegado y según ellos ya se notaba en mi rostro. Sentía efectivamente los ojos un poco pesados. Fui al baño a verme. Tenía los ojos rojísimos. Y nadie me sacaba la sonrisa del rostro. Era una sonrisa de felicidad, porque por fin sentía algo! El pito dio una vuelta más y se acabó. Estábamos todos chinos y con los ojos rojos. Nos mirábamos las caras y nos matábamos de la risa. Como era primera vez que me veían volao, los cabros más se cagaban de la risa y me la contagiaban. Era una risa interminable y autosustentada. Nos reíamos de la risa. Eso era todo.

Recuerdo perfectamente echar mi cabeza hacia atrás mientras estaba sentado en la silla y mirar las nubes que estaban sobre nosotros. La luz del sol alumbrando cada vez más, mientras avanzaba la mañana. Estaba pegadísimo. Al dueño de casa le encantaba quedarse pegado escuchando música,  y recuerdo que ponía siempre 2 discos. El “Mezzanine” de Massive Attack, que es todo un viaje, y el “Discipline” de King Crimson. Incluso le gustaba contar historias mientras estábamos volaos, y nos pedía que cerráramos los ojos y escucháramos. Ese weon sí que era volao.

Puta que buenos discos y que buenas voladas nos pegábamos. Sin embargo, la música era la eterna discusión. Al dueño de casa le encantaba quedarse pegado con sus discos, pero el Nico era más de escuchar Hip-Hop. Era break-dancer y le gustaba escuchar ese Hip-Hop vieja escuela, bien calle. A mi, realmente me daba lo mismo. Yo sentía todo con mayor intensidad así que gozaba lo mismo, pero me gustaba más disfrutar Massive Attack y King Crimson. Podía apreciar su música con mejor oído. Podía distinguir cada instrumento con claridad y el sonido me envolvía. Era una experiencia sensorial.

Todo era perfecto. Risas sin parar, disfrutar de la música en otro nivel, estar en confianza. Era todo perfecto. Y las risas pasaron a carcajadas cuando, de lo pegado que estaba mirando las nubes, le saqué una pata a la silla donde estaba sentado y terminé en el suelo. Obviamente me dolió más la guata, de tanta risa. Ya no dábamos más. Todo nos causaba gracia. Todo era motivo de alegría.

A las horas vino el bajón. Los típicos fideos con salsa, su lavadita de rostro, camisita, corbata y caminar al colegio. Eran buenas esas mañanas. Lo molesto eso si venía cuando llegábamos a clases y nos golpeaba el eterno dolor de cabeza que viene después de un paragüazo. Ufff! Con razón llegábamos a puro dormir al colegio.

Y así continuaron las mañanas de ese año. 2003. Buenos tiempos, buenas risas, buena música, buena compañía, junto a la María en su faceta más rancia pero más chistosa. Antes de pasar por las condenas y la presión social. Antes de conocer su triste historia, los prejuicios que sufre y el mal nombre que le han hecho.
Así fue mi primera vez con María.
Cómo fue la suya?

Acerca de Gusanote

“Las drogas causan paranoia, confusión, manía persecutoria y pérdida total de contacto con la realidad en los políticos que nunca las han tomado.” Anónimo

10 comentarios el “Mi primer 420.

  1. R.
    25 enero, 2011

    Mis primeras 2 veces fueron con da real verdecito, paseo de fin de año, 4º medio… no noté mucho la diferencia pq estaba curado como huasca… la 3ª fue recien llegado al pregrado, no se que cresta tenía de “extra” pero el caso es que se me abombó la cabeza y anduve como zombie toda la tarde (incluyendo una reunión de apoderados en el colegio de mi hermano chico, a la que fui con lentes oscuros, y me sente a dormir en el último banco)…

  2. St. Clean
    25 enero, 2011

    Yo aprendi tarde. Como en tercer año de la U.
    No me paso nada y aun hoy son escasas las veces en que al fumar siento algo… supongo que algunos son mas resistentes a la vola. xD

  3. Kataplum
    26 enero, 2011

    Uta que escribes bien wn… Congrats!

    Notable experiencia. xD

    Yo aprendí tarde y no sentí mucho la primera vez, en la segunda fue piola, nada de otro mundo, pero en la tercera me pilló la wea. Qué manera de quedar pegada y reírme de todo! Más de lo normal. =P

    Aparte, la compañía es una parte importante en la wea. Como dice una amiga, si tai aburrida, esa wea potencia al máximo el aburrimiento. Pero si andai happy, uta que lo pasai bien.

    Igual agradezco no haber fumado en el colegio porque fumaban puras weas! jejeje

    Saludo!

    • Gusanote
      27 enero, 2011

      seh jaja suele abundar el paragua en el colegio jaja.
      pero es cierto eso de que la volá depende de la compañía. Hasta puedo llegar a decirle que no a la María si no me siento comodo con la gente a mi alrededor. Aunque no lo creas! jajaja Pero si, como la mayoría de las drogas, la volá depende mucho de quienes te rodean en ese momento. Y obviamente con amigos siempre es mas comodo.

  4. Histerika
    31 enero, 2011

    mi primera vez fue con un cogoyo que no me gizo nada mas que darme un poco de tos. Lass siguientes fueron con paraguas (porque “volaba mas”) pero nada, era menos malo un cigarro (cosa que tampoco hacia en esos años). Recien como mi 15º cogoyo me volo.. y me volo caleta, me dio un ataque de risa wen de esos que no podi parar y debo haber estado 2 horas con cara de china contenta.
    Desde entonces soy como medio dura pa que me vuelen los piros… pero todos los que me vuelan terminan dandome sueño.. ¬¬

  5. beleth
    15 febrero, 2011

    yo lo hize a los 20 y fue super, fume en un mini bosque en las afueras del instituo y me senti tan relajada que me puse los audifonos a escuchar musica y me parecio que el mundo con sus pequeños detalles era hermoso.

  6. M
    16 febrero, 2011

    La mía fue penca… iba en segundo o tercero medio. Como estudiaba cerca a la costanera por Lyon me arranqué un día pa allá con una compañera, hueona tránfuga que la hacía de “traficante” y tres cocos en un liceo de puras mujeres. No sé por qué accedí a ir con ella, el asunto es que éramos las dos a orillas del mapocho e iba decidida a probar esa hueá que supuestamente era de la verde… bueno, nunca fue. Yo no tenía idea, con cuea identificaba la diferencia entre un Lucky y un Derbi.
    Nos habremos fumado pito y medio… al ratito no más sentí que el mapocho y todo lo que se llama costanera me pasaba por el frente mil veces, como dando vueltas la misma imagen frente a mi…. como no tenía idea de lo que se sentía jamás tuve conciencia de cuándo empecé a irme a la chucha. Y me fui bien a la chucha. Urgida y pal pico me levanté más psicoseada que la mierda mientras la otra tipa en la mejor volá de la vida me hablaba de sus alucinaciones. No sé cómo la tomé de un brazo y la llevé conmigo para que nos fuéramos… dos pendejas con jumper cruzando avenida andres bello, corriendo entre los autos que no paraban de avanzar en dirección oriente. Esta hueona seguía pegá. Pegá y yo urgía. Caminamos, no sé cómo la dejé en el metro y llegué a una esquina a tomar la micro para mi casa. La esquina me daba vueltas, preguntando caché si tenía que seguir derecho o doblar. Sentía que todos me miraban, que todos me perseguían. Tomé la micro, pero pensando que era la equivocada, que llegaría a la concha de la lora y no sabría cómo llegar. Me daba vueltas todo en la cabeza, trataba de dormir, o al menos hacerme la dormida, pero sentía como si todos los hueones de la micro estuviesen encima mío mirándome fijamente. Sabía que era hueá mía, que no era así… pero la sensación era tan pal pico que me hacía despertar de sopetón cada 2 minutos mirando a mi alrededor así como “qué miran tanto?”…. Creo que fue esa reacción enferma que hizo que realmente la gente me mirara, en un minuto la micro iba llenísima y el asiento de mi lado iba vacío…. esa ya no era hueá mía.
    Después de ese martirio llegué a mi cada, me bañe y me tiré a la cama hasta que pude por fin dormirme. Desperté al otro día igual de pal pico, de mareada y con la sensación de paranoia. 3 días me duró. 3 días!… pasado el tiempo y ya teniendo un poco más de experiencia con la hueaita, fumo de vez en cuando… y la verdad, no sé qué chucha fumé esa vez, pero puta que fue mala la experiencia….
    Como a los dos años volví a probar algo… y ésa sí que era verde.

  7. CristXD
    16 febrero, 2011

    jajajajaja… cool, bien, en mi caso fue algo mas precoz, y creo ke hablo de la primera generacion de cabros xikos medios agrandados ke salimos justo antes los pokemones, yo aún no pasaba a 8° basico, tenia 12 años, un amigo fumaba como condenado todos los dias y gente cercana a mi la distribuía por aquel pueblito de Sur donde me encontraba ese verano, la primera, Nada,… despues me dio una especie de dolor de cabeza, no sabia si era el pito o la culpa xD en la segunda estaba con el amigo ke dije, exados en la playita, con un par de chelas y mi amigo sakó el estupefaciente xD el fumó y me dejó mas menos la cola, porke era mas facil fumarla con algun mata jachís, le hicimos ordinariamente un agujero a una tapa de botella ya ke una wea ke le habia comprado a los mochileros se le perdió entre la arena y la pseudocuradera , a los 5 minutos la risa fue imparable xD el dolor de estómago y las ganas de llorar de la risa eran inaguantables, la gente nos miraba y mas nos reíamos porke ponían caras xistosas, los niños nos apuntaron y nosotros los apuntamos a ellos (riendonos mas por supuesto), fue genial, una gran experiencia ke se repetiría de nuevo con mis mejores amigos de vuelta en Santiago.

  8. el- loko- loki- de- lonko
    23 febrero, 2011

    uta… mi primer cañito fue en 1°medio: y….nada¡¡ después compre nuevamente .. y aplicamos hoja tomando un vino …. pa la caga , hasta con pálida… jajajaj, uta que echo de menos esos tiempos wn…….. después fumaba puro cogollo toda la media , estos si eran tiempos buenos , la yerba re-barata 3 a 4 caño de cogollos /luca … y un puñao de hoja /luca , era uno o la otra. ajajajaj pero nuestra primera opción era la primera , . ahora mejor ni digo la cosa- esta cara , bueno en fin ..
    una vez con 3 compañeros de la u, nos pegamos un cuete con 6 papelillos juntos y nos fumamos uno de cogollo que quedamos aweonaos jajaja pal p…. y después nos fuimos a la parcela de uno de mi amigo y nos quedamos a dormir , como a las 2 hs después nos viene un ataque de risa wnn , que nos llegaba a doler la guata , hasta peos se me salían de la risa , en realidad nose porque nos reíamos .. de volao seguro ., pero muy buena vola ., bueno este pitito fue sin bajon . jajaj saludos a los que lo leyeron .. illapel .

  9. Un weon H.
    7 marzo, 2011

    Van pocas veces… y al igual que tu, estoy empezando a pensar que mi sangre es la cura al estado volátil…
    En este entorno lleno de corcheas y cogollos en el que faltan altares para la famosa plantita en cada sala, da para pensar: “¿Que chucha tendrá tan frágil y verde objeto?”…

    Así sigo mi búsqueda de la verdad sin perder la fé en su transversalidad cultural. Sin criticar. Sin comprar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Litio, equilibrio inestable.

Conoce Revista Litio.

Litio un espacio donde lo que prima es la opinión desde la perspectiva del ciudadano común y corriente, sin ataduras ideológicas ni prejuicios inculcados. Somos espacio para la información aterrizada y la creatividad desbocada... en inestable equilibrio.

Sexus, instintos primarios.

Esto es Sexus!

Es el espacio dedicado a la pasión de multitudes, el SEXO. Columnas escritas por gente apasionada por el sexo y sus infinitas variedades. Pasa, conoce, descubre y experimenta con nosotros el exquisito mundo de la estimulación sensorial... es Sexus!

Escribe tu email y recibe notificaciones cada vez que el sitio se actualice!

Únete a otros 125 seguidores