Kthulu Inc.

…de mística telúrica.

Picá: La Cazuela de Chuck Norris.

Todo citadino de clase económica no-alta que se precie de tal sabe de picadas, esos sucuchos sin lujo que nos salvan la tripa cuando el apetito es grande y la caja chica más bien escueta.

Probablemente asalten su imaginación el carrito completero de los bajones, la chichería de viejos a punto de derrumbarse producto del propio polvo acumulado, o la fuente de soda donde iba a comprar droga. Pero si no ha visitado las cocinerías de la Vega Chica, usted no sabe.

Unos trescientos metros al norte del Mercado Central, donde la gringada angustiada reduce langostas de Juan Fernández a escombros en cosa de minutos, cruzando el río de popó que nos recuerda que no somos París (pero lo intentamos), y atravesando la protovega Tirso de Molina (por estos días en remodelación para hacerla parecer mall) se alza el galpón donde cada día repone energías buena parte de los trabajadores del sector de la Vega Central.

Se trata de una red de galerías compuesta por cuatro paralelas interconectadas, casi todos los locales son cocinerías. Si entra por Antonia López de Bello encontrará cuatro entradas. Llama la atención entre los quioscos del exterior un señor que vende pollos y patos muy pequeños (inevitable “Aaaaaawww…”); si lo piensa, podría estar a punto de comerse a la mamá de los polluelos. Por Artesanos hay dos entradas y lo primero que se advierte es el intenso olor que emana de las vitrinas de las carnicerías; contenga la respiración y camine estoicamente. El camino al Parnassus es escarpado

En cuestión de segundos estaremos sumergidos en otro universo sensorial: voces, sonidos de loza, aromas y muchos letreros acompañarán nuestro camino. Deje a la intuición la elección del local: ninguno será malo. Ninguno. Si no va en la hora punta (entre 13:00 y 14:00), las meseras estarán en el pasillo intentando capturarlo recitándole el menú cantadito y de memoria cual mantra de seducción. Sonría y siga caminando. Si es necesario, ponga cara de póquer mientras recorre la galería con los ojos. Cuando haya decidido, convénzase de que ha entrado al lugar indicado y prepare el diente.

La apocalíptica vista del segundo nivel del galpón (desde el comedor)

La apocalíptica vista del segundo nivel del galpón (desde el comedor)

En la Vega Chica el espacio se optimiza al máximo. Los pasillos son estrechos, las mesas y sillas pequeñas y cuando hay comedores en segundo piso, las escaleras de caracol dan miedo; hay locales que no superan los tres metros cuadrados de superficie incluyendo cocina, lavaplatos, congeladora, señora, vitrina y una pequeña barra con dos o tres banquitos. También los hay grandes, tipo bufé o laberinto. Pero hay una dimensión en la que no se escatima: cuando llegue su plato lo comprobará.

Porotos con riendas, $800 (nótese el pedazo de costillar)

Porotos con riendas, $800 (nótese el pedazo de costillar)

Cazuela de vacuno, $1.200 (ensalada incluida)

Cazuela de vacuno, $1.200 (ensalada incluida)

LA CARTA, POR FAVOR.

Las paredes de azulejos están tapizadas de letreros con el menú, otros cuelgan de algún dintel o del cielo raso mientras bailan con el viento (si tiene la mala idea de pedir la carta, quedará como pollo y desubicado). A menos que tenga una idea clara en mente, la decisión será difícil: entre las opciones encontrará humitas, pastel de choclo, pantrucas (o “pancutras”, si prefiere), pescado frito, pulpa al horno, paila marina, carne al jugo, ajiaco, cazuela (vacuno, pollo, cerdo), mariscal, chunchules, porotos, panita, chuletas y lentejas. Si no está salivando en este momento, hágase ver.

Gracias a la inmigración, fundamentalmente de ciudadanos peruanos, no sólo podemos comprar diferentes variedades de maíz, salsas picantes, frutos desconocidos y chocolates Nestlé mucho mejores que los que fabrican aquí (¡¿Por qué?!); también podemos degustar clásicos de la tierra del sol, como el ají de gallina, lomo saltado, pescado a lo macho, seco de cordero, entre otras maravillas.

De más está decir que los alimentos empleados llegan a la ciudad la misma mañana del día en que Ud. los ayuda seguir su camino por la cadena trófica. Tal vez el día anterior esa zanahoria estaba bajo tierra o la jaiba reflexionaba sobre su supuesta inmortalidad.

Los precios son tema de conversación obligado: por menos de dos mil quinientos pesos puede ordenar cualquier plato del menú criollo. De hecho, la mayoría de las preparaciones fluctúan entre los mil y mil quinientos. Las preparaciones peruanas tienen un costo un poco mayor, por el costo de los productos y, quién sabe, lo que le queda de exclusividad. En cualquier caso, el precio es conveniente; algunas veces, ridículo. Así que no sea vaca y deje propina.

CONSIDERACIONES ÚTILES.

Se reducen a una: Usted está en un comedor popular. Si le molesta el ruido, la concentración de público o que sus cubiertos no sean de la misma línea, cómprese un Big Mac y no vuelva. No invite a su pretendiente antes de conocerl@ bien: si es siútic@, se espantará y Usted multiplicará por cero sus posibilidades. Dependiendo del local y del precio del limón, podría ser víctima del flagelo del jugo sucedáneo (aunque todo es negociable).

No tenga la mala idea de protestar si su tenedor está sucio.

No tenga la mala idea de protestar si su tenedor está sucio.

Pese a estos “peros”, acaso rasgos identitarios del lugar, la satisfacción que nos proporciona un plato delicioso y abundante justifica cualquier incomodidad. Cuando salga caminando con dificultad y una sonrisa post-orgásmica en la cara, entenderá.

La Vega Chica y sus cocinerías, territorios ajenos al tiempo, siguen siendo un hito obligado tanto para los hombres y mujeres que mueven el sector de la Vega Central como para los pobrecitos mortales que añoramos y agradecemos el impagable sabor a hogar de un plato generoso y bien servido.

Por Sr. Berm (Colaborador Litio)
(Créditos al connoisseur Gordon Freeman por sugerencia de título y fotos 4 y 5)

5 comentarios el “Picá: La Cazuela de Chuck Norris.

  1. Sethzer
    8 abril, 2011

    Siempre recordaré el pastel de choclo que comí una vez ahí cuando pequeño en uno de esos estrechos segundos pisos medios inventados.
    Realmente notable, la forma en que lo describes no pudo ser mas acertada.

  2. R.
    9 abril, 2011

    me emocioné weom… T_T

    bellísimo, tanto en forma como en fondo… esperando la segunda parte ansiosamente (me ofrezco de sotógrafo y guardaespaldas) ^_^

  3. Ricardo Martínez
    9 abril, 2011

    Puta, sencillamente brillante!!!! Cuando tengamos plata, lo primero que vamos a hacer es comprar este sitio: vale oro.

  4. Maskin
    11 abril, 2011

    Esa cazuela se ve increíble!

  5. Erika Baeza
    27 julio, 2011

    haz colaborado brillantemente en mi experiencia
    del compartir entre amigos en una ruta guachaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 abril, 2011 por en -Crónica Ciudadana y etiquetada con , , , , , , , , , .

Corset Chile, moldea tu cintura.

Entrenamiento de cintura en Chile.

La más alta calidad en corsets modeladores de cintura, y asistencia total a tu alcance. Escríbenos a contacto@kthulu.cl

Sexus, instintos primarios.

Esto es Sexus!

Columnas escritas por gente apasionada por el sexo y sus infinitas variedades. Pasa, conoce, descubre y experimenta con nosotros la pasión de multitudes, el SEXUS!

Escribe tu email y recibe notificaciones cada vez que el sitio se actualice!

Únete a otros 124 seguidores