Kthulu Inc.

…de mística telúrica.

Indiferencia Preferencial

Estar embarazada me cambió la vida. Hasta las cosas más simples se complicaron con los típicos malestares de estar en cinta, comenzando por los mareos y terminando en el cansancio que se siente al caminar con la guatita creciendo.

Pero sin duda lo más cansador de todo era tener que tomar cada día el metro…

Subirse en la estación Padre Hurtado para bajarse en Universidad de Chile era como tener que subirme a una montaña rusa a diario. Cuando estaba recién embarazada las nauseas ya no las soportaba y como no tenia guata era imposible pensar que alguien pudiera darme el asiento, así que me aguantaba hasta poder llegar a la estación y tomar un poco de aire.

Muchas veces me tocó estar a punto de desmayarme dentro del metro pero a nadie parecía importarle el que dijera que me sentía mal y que me dieran algo de espacio ya que se pelean por un pedazo de suelo del vagón para no quedarse abajo, cosa que era comprensible a esa hora, así que me resigne a aguantarme todos los días.

Pero lo que pasó, a medida de que mi guatita iba creciendo, para mí fue insólito. Cada día tomaba el metro como luchadora intentando evitar que la gente apretara mi vientre cuando me tocaba subirme al vagón y me colocaba al medio con la esperanza de que algún alma voluntaria me regalara el asiento… ahí mi error, puesto que nadie era capaz de cederlo.

Los hombres se hacían los dormidos y las mujeres simplemente te miraban con cara de “ni lo pienses”. Nadie era capaz de pararse a pesar de ver a alguien con una pansa redonda inmensa y pies adoloridos, de hecho evitaban mirarme para no tener que entregarme el asiento.

Era muy incómodo para mi pedir el asiento ya que en algunas ocasiones un par de tipas se enfadaron y me insultaron dentro del vagón así que opté simplemente por aguantarme.

Me preguntaba, cada vez que viajaba en el metro o una micro, cómo esas personas no se ponen en el caso de que sus madres o hermanas estuvieran en estado… seguramente le regalarían el asiento para que se sintieran mejor. Pero no es así, simplemente cierran los ojos a las personas que necesitan sentarse no por un lujo si no por una necesidad.

Estar embarazada implica un montón de incomodidades que van desde las nauseas, taquicardias, dolores horribles en los pies y hombros y la terrible sensación en la entrepierna tipo contracciones y puntadas que la hacen imaginar a una que en cualquier momento el bebe saldrá.

Pero nada hace que quieran darte el asiento, ni una pierna rota menos el embarazo. Los únicos que alguna vez me lo regalaron fueron abuelos que incluso parecían peor que yo, lo que demuestra el nivel de educación que tenían los hombres por esos tiempos… cosa que sin duda ahora los jóvenes no tienen, ya que son escasos los hombres amables hoy en día.

Es por eso que ahora que nació mi hijo espero poder inculcarle el respeto a las personas que lo necesitan, y enseñarle a entregar su asiento para que tal vez en un futuro el egoísmo excesivo de los jóvenes y mujeres actuales se vaya extinguiendo y aparezca una sociedad más amable y amena con los que realmente lo necesitan.

Los ancianos, minusválidos y embarazadas como lo era yo.

Por Nicole. (Colaboradora Litio)

21 comentarios el “Indiferencia Preferencial

  1. Bárbara Patricia Rojas
    9 junio, 2011

    Que penca que pase eso en Stgo, acá en Valpo en general siempre más de una persona da el asiento a ancianos,minusvalidos y sobre todo embarazadas.

  2. Vito
    9 junio, 2011

    totalmente de acuerdo,uno ve cosas como esas todos los días y lo peor es que descriteriadamente nadie pasa el asiento, varias veces he tenido que pedir yo el asiento para que se o entreguen a alguna embarazada o un anciano y terminan cediéndolo solo por la incomodidad y probablemente vergüenza que les causa

  3. Jackie
    9 junio, 2011

    Sin duda cuando uno pasa por un embarazo es algo similar a una discapacidad. Y ahí recien te das cuenta ‘en parte’ de lo que deben vivir dia a dia tantas personas con reales discapacidades fisicas.
    Pase lo mismo que tu durante mi embarazo. No me daba tanta rabia que los hombres o estudiantes no me dieran el asiento, mal que mal, no tenian idea lo que es estar en esa condicion. Pero, me EMPUTECIA que mujeres como uno, o mayores (pero no viejas) que sin duda en su mayoria tambien habrian sido madres, les diera lo mismo. Que poco solidario! Es mas, jamas me olvidare de en una ocasion, un asiento de la micro se desocupo y una weona de mierda (sorry, pero no puedo decir otra cosa) paso por encima mio y de mi guata de 7 meses solo para impedir que yo me sentara. Fue humillante.
    Siempre di el asiento en el tiempo que me transporte en metro o micro, no importaba si la gente lo hacia conmigo, simplemente obedecia a una costumbre basada en el respeto desde pequena. Hoy afortunadamente tengo una situacion economica mejor y viajo en taxis y colectivos, que son mas comodos y siempre vas sentado.

  4. jackie
    9 junio, 2011

    Ah, se me fue agregar que es en situaciones como esas en que se da uno cuenta de la discriminacion y poca conciencia que hay para los discapacitados fisicos.
    En mis ultimos meses de embarazo recuerdo haber ido a un restaurante, en donde no me percate de que su servicio higienico estaba en el tercer piso (TERCER PISO!!!!!!)hasta que senti la necesidad de pasar. Si para una persona normal y no atletica y cansador subir las escalas, imaginense lo que es para una persona con unos 2 a 3 kilos de guagua + placenta + liquido amniotico y piernas y pies hinchados…se los encargo! Bueno pues, en ese momento dije “rayos…aca no puede entrar a comer nadie con silla de ruedas o muletas!”
    Lo mismo con tantas estaciones de metro, oficinas gubernamentales, servicios basicos, etc etc etc etc

  5. Ruben Silva
    10 junio, 2011

    Ohhh que buena vision, uno en la mañana va preocupado de si mismo sin mirar hacia al lado para ver si alguien nececita ayuda… buen articulo …

    sigan escribiendo…

    saludos..

  6. Carolina Tapia
    10 junio, 2011

    UFFF FUE COMO REMEMBER, EL RESPETO DE ANTAÑO YA NO SE VE, ES MUCHO PEDIR EN LA ACTUALIDAD UN POCO DE EDUCACIÓN Y SENTIDO COMÚN ANTE ESTAS SITUACIONES. EN TODO MI EMBARAZO RECUERDO QUE ME DIERON EL ASIENTO SOLO 5 VECES!!!!, DE LAS CUALES SOLO UNA FUE UN HOMBRE. EN LAS MAÑANAS EN LA LINEA 5 VAN MUCHOS HOMBRES DIRECCION VICENTE VALDES Y TODOS SENTADOS, NINGUNO DA EL ASIENTO, SE HACEN LOS DORMIDOS, ESCUCHAN MUSICA O SE HACEN LOS TONTOS MIRANDO POR LA VENTANA. GRACIAS A DIOS HICIMOS JUNTO A MIS ESPOSO UN ESFUERZO ANTE ESTA SITUACIÓN Y TUVIMOS QUE COMPRAR UN VEHICULO DE MANERA QUE MI GUATITA, MIS PIERNAS, ESPALDA, VEJIGA, PIES, HOMBROS Y MALESTARES PROPIOS DEL EMBARAZO NO SE VIERAN AFECTADOS POR LA INHUMADIDAD DE ALGUNOS COMPATRIOTAS.

  7. Histerika
    10 junio, 2011

    hay gente super care raja con esto, me llega a dar rabia. Recuerodo una vez en una micro subio una señora con una guata super grande ya, debe haber estado en los ultimos dias antes de tener la guagua, y estaba ahi, toda apretujada, al lado de los asientos reservados, donde iban 3 abuelitos y una señora medio flaitonga. Le toque el hombro y le dije: por qu eno le da el asiento a la señora? que estaba justo al lado de lla, con su guatita inmensa, y la vieja flaite me empezo a dar un rosario de esos que solo los flaites pueden dar, y que por que no le pedia el asiento a un hombre y weas, y me enoje tanto con la vieja! le dije: oiga, estos asientos estan reservados para gente de tercera edad y embarazadas, al lado suyo va un abuelito y aqui esta la señora embarazada, a quien quiere que le pida el asiento? y se paro a regañadientes, porque algunas de las otras personas empezaron a comentar entree dientes “oye si po, na que ver que ella este sentada”… y la señora embarazada, casi con verguenza se sento. La vieja flaite se quedo parada al lado mio y me empujo (asi de bien educada) pero como tengo un genio tan bueno le respondi con un empujon igual y me quede mirandola ffijo, hasta que se corrio mas alla, reclamando aun por lo “rota” que habia sido yo al pedirle el asiento… Manera de haber gente care raja… nunca he tenido un hijo, pero apenas puedo imaginarme lo incomodo que debe ser tener que andar en una micro toda apretujada, sin un asiento donde acomodarse, teniendo esa tremenda guata y todo ese peso extra en el cuerpo… Lo menos que uno puede hacer es tratar de evitar mas incomodidades a las pobres mujeres… :/

  8. Patricio Castro
    10 junio, 2011

    Felicitaciones Nicky por la cronica expuesta, me siento plenamente indentificado del punto de vista como marido, oir con impotencia cuando mi esposa tenia que ir a efectuar algun tramite y preguntarle si se habia ido sentada y las respuestas fueron siempre negativas…Este pais carece de una cultura de solidaridad, de ayuda al projimo insuficiente, el respeto hacia quienes tienen la preferencia natural ya sea por algun impedimento fisico o por estar esperando un bebé se pierde cada dia, lo veo a diario tambien cuando nadie ofrece un asiento, hoy los ancianos ya se van de pie como cualquier otro ciudadano mientras tenemos a un joven estudiante haciendose el leso u hombres que se hacen los dormidos siendo que hace minutos atras iban de lo mas despierto… Esperamos que esta realidad cambie a futuro, falta conciencia en todo sentido y que en unos años mas podamos revertir lo que hoy es una indiferencia preferencial a ser realmente un derecho preferencial….

  9. Cristian Astete
    10 junio, 2011

    Normalmente cuando logro sentarme, ya sea en el metro o en el transantiago, ando alerta en caso de que alguien necesite el asiento.y en el 90% de las veces me paro antes de los 5 minutos… no obstante también me pasa a veces… que no veo si alguien lo necesita producto de la cantidad de gente que anda.
    Concuerdo con el los comentarios, que hoy en día quienes mas ceden el asiento son las personas de la tercera edad, sera por que los hombres de la tercera edad son los realmente caballeros ?, doy gracias que por un lado mi madre me crió un tanto machista… y por lo cual hoy en día logro conserva un poco de la caballerosidad de aquel tiempo. donde el hombre cedía el asiento a la dama, mantiene la puerta abierta para que esta pase.. antes de cerrar. etc.

    Si queremos que la sociedad cambie debemos empezar por nosotros mismos… no esperemos a que lo hagan los demás…

  10. Valeria Lopez
    10 junio, 2011

    esto va de mal en peor, yo soy bastante pesimista y la gente reacciona y actúa cuando a uno le pasa, pero antes de eso no, tengo entendido que esto pasa en esta capital pero en otras regiones del pais es totalmente diferente…

  11. xxmemorylessxx
    10 junio, 2011

    Es triste, una pena, alguna vez escribi de eso, en general me voy entremedio de ese acordeon del metro en el que nadie le gusta estar, ahi me hago mi espacio y tengo una vista desde ahi bastante buena de los asientos, siempre veo a gente que cuando ven subir a alguien que tenga algun tipo de dscapacidad se ponen los audifonos, cierran los ojos como haciendose los dormidos, en lo personal me molesta bastantecuando veo eso, tengo a mi abuela que despues en la noche pasa llorando porque le duelen los huesos porque se tuvo que venir parada en la micro o en el metro, me apena ver situaciones asi. Por otro lado tambien tengo otra cara de la moneda, yo tengo un problema a los huesos que no se sabe de donde viene, me veo normal, como cualquier adolecente pero hay en momentos que necesito sentarme porque el dolor no hay quien lo aguante, tengo 17 años y me siento horrible en esos momentos cuando veo que tambien hay otra persona que pueda necesitar el asiento, se que son la minoria estos casos, pero existen, una vez una señora me dijo “me da el asiento?” y yo le respondi “no puedo” y me dijo que no respetaba a los mayores, que era una insolente y muchas cosas mas, me senti peor, al menos llevaba gafas de sol y la señora no podia ver mis ojos vidriosos

  12. Paola Negrón
    11 junio, 2011

    La sociedad en la que vivimos cada día es mucho más individualista, ya poco importa el otro, es casi una carrera por la supervivencia y es una lástima la verdad, ya que si bien animales somos, animales que vivimos en sociedad es nuestra realidad y lo que nos distingue de otras especies es la capacidad de racionalización que poseemos, que lamentablemente frente a lo expuesto se ve de manera clara como pocos la usan (en este sentido obviamente).
    Por un lado me gustó muchísimo lo expuesto, una mirada diferente al diario vivir de las personas en otra ciudad del país y más en el “estado” de embarazo, por otro lado, denota la dificultad de vivir en grandes ciudades donde el choclón de gente no se puede remediar, donde las distancias son enormes, una vergüenza que existan personas así, que no sean capaces de abrir los ojos y ver más allá de su propia nariz.

  13. Te entiendo perfectamente, a mi tambien me toco salir en metro embarazada, es muy fuerte los dolores cuando ya el embarazo esta avanzado, ya sabes que en esta sociedad santiaguina solo algunas personas son correctas y cultas y dan el asiento a personas que lo necesitan. Hasta ahora que tengo a mi bebe nacida solo algunas personas dan el asiento al parecer esperan que tengas un accidente para que les importes un poco.

  14. Cami
    13 junio, 2011

    Me apena mucho leer ésto, porqe me crie en Osorno y Valdivia, pero en esas ciudades nunca vi algo similar a lo qe me dices. Lamentablemente la “cara” de nuestro país deja arto qe desear, pero esperemos qe algun dia aprendan la solidaridad y el respecto en el qe aun creen estos “huasos sureños” compatriotas suyos (=P).
    Saludos!

  15. Pau Calde
    13 junio, 2011

    un retrato simple y cercano de lo que pasa en el país, cada vez importa menos el otro y el yo cobra una fuerza temible . de hecho como que ya no importa si el asiento es de otro color o si esta lleno de pegatinas ahora tendría que gritar algún improperio para que le de vergüenza y por fin lo ceda a quien lo necesita se han trastocado los valores y el otro ser humano a dejado de ser tan importante como lo fue tiempo atrás

  16. Dominique Diaz
    14 junio, 2011

    Que mal que ocurra esto en Stgo, yo soy de Stgo y que fome que nunca te encontraste conmigo por que yo si te hubiera dado el asiento!…No sé como los padres crian a sus hijos, que ya no tienen respeto por nadie. No hay consideración, estamos en una sociedad egoista y no deberia ser así, donde quedaron los caballeros de antaño, las damas consideradas, los modales y el respeto mutuo. Cada día es más comun ver gente gritandose en la calle, palabrotas que vienen y van, jovenes irrespetuosos.El otro día caminaba con mi mamá y un tipo paso y le pego un tremendo estrellon! crees que fue capaz de decirle disculpe señora esta bien!? Yo lo encontre el colmo y le grite un par de cosas y encuentro terrible q tenga q llegar a esos extremos, pero cada día es más dificil sobrevivir en esta ciudad. Lo último q me qeda por decir es POR FAVOR CREEMOS CONCIENCIA si queremos cambios empezemos por nosotros mismos, de a poquito se puede lograr!

  17. Mixelita
    16 junio, 2011

    realmente es importante crear conciencia en la gente ya que es terrible que tantas personas pasen por esto a diario teniendo que tomar el metro para llegar a sus trabajos u hogares con la ignorancia que la gente les da sufriendo por molestias y dolores con el transporte tan lleno que terrible ojalas esto cambie con el tiempo

  18. Gonzalo Iván
    21 junio, 2011

    Es una pena lo que te sucedió, pero lo bueno es que con esa experiencia vas a criar un hijo que mejorar la sociedad. Muchas personas no perciben que todos los males de la sociedad pueden mejorarlo con hacer algo pequeño que al final será algo de gran influencia. En fin ese es mi aporte espero que este bien saludos

  19. Patyta
    26 junio, 2011

    totalmente de acuerdo con tu punto de vista es muy terrible que pasen estas cosas espero que ganes el libro buenísimo tu comentario a mi me paso lo mismo con mis dos embarazos y es realmente terrible

  20. cami
    11 noviembre, 2011

    No esta de mas decir que la “educacion de antaño” como la llama la autora de este texto, venia acompañada del mas espantoso de los machismos. Para pensar.

  21. grinch
    16 enero, 2013

    Mmm… Terrible lo q t paso a la madre d mi bb le paso igual y t entiendo pero lamentablemente vivimos en un pais de mentalidad limitada donde es mejor hacerse el gil en ves de lo correcto.. Es mas una vez subio un carabinero a un bus y curso un parte a un tipo q no se lo dio a una embarazada y aunque todos miraban al tipo como desconsiderado cuando le pasaron el parte todos criticaban en voz baja al carabinero diciendo q paque le paso el parte x q no solo se lo pidio…el asiento para q se sentara la embarazada.. Osea quien entiende a los chilenos lo q a mi m consierne feliz x q le pasaron el parte…..x gil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 9 junio, 2011 por en -Crónica Ciudadana y etiquetada con , , , , , , , , .

Corset Chile, moldea tu cintura.

Entrenamiento de cintura en Chile.

La más alta calidad en corsets modeladores de cintura, y asistencia total a tu alcance. Escríbenos a contacto@kthulu.cl

Sexus, instintos primarios.

Esto es Sexus!

Columnas escritas por gente apasionada por el sexo y sus infinitas variedades. Pasa, conoce, descubre y experimenta con nosotros la pasión de multitudes, el SEXUS!

Escribe tu email y recibe notificaciones cada vez que el sitio se actualice!

Únete a otros 124 seguidores