Kthulu Inc.

…obedece al tentáculo!

Protestas, una historia sin fin.

Recuerdo cuando fui a una protesta y le preguntaba a una amiga:

– ¿Oye es necesario tirar piedras?
– Sí, porque así nos escuchan – Respondió, y después empezamos a correr por que venía el Guanaco. 
Cuando termina la protesta y después de ver gente llevada por los pacos, yo me preguntaba: “¿No bastó detener el tránsito para que nos escuchen o llamar la atención a la prensa en vez de tirar piedras?”.

Desde entonces empecé a perder la fe en la supuesta lucha por cambios por parte de los estudiantes. De verdad ha pasado mucho tiempo y las cosas siguen igual, pareciera que las protestas son como las estaciones, se dan cada año por la misma fecha. Es como si estuvieran planeadas desde un principio, las universidades o el gobierno pasan a llevar a los estudiantes con aranceles altos, por ejemplo, y estos responden con marchas y protestas. Las instituciones dan explicación de lo que hicieron y de tanta “presión”  dan una solución (que al inicio nunca consideraron, ¿Qué raro no?) y los estudiantes terminan satisfechos, como un niño que hace un berrinche para obtener lo que quiere.

Por ello, “Si los paros causan tanta presión y perjudican a las universidades o al gobierno, entonces, ¿Porqué se sigue pasando por encima de los estudiantes?”. Además tengo que agregar que en las federaciones de estudiantes (por lo que he visto), siempre hay alguien que es de un partido político especifico, por ello, se me pasa por la mente lo siguiente: “¿Las federaciones velan por los intereses de los estudiantes o del partido político al que pertenecen?” ya que después de todo, tanto la izquierda como la derecha, por decir, se tiran mierda entre ellos y no hacen nada para mejorar la situación, de colaborar para mejorar las condiciones.

También otro aspecto que me parece destacar de las protestas, es la hipocresía que se ve en los chilenos que se van a paro o a marchas (sin generalizar).
Cuando ocurrió todo lo de hidroaysen la gente se manifestó y se convirtieron de la noche en la mañana en “ecologistas”, pero ¿Qué hacen ellos para ayudar al planeta?, ¿Acaso reciclan su basura, por ejemplo? Muchos predican, pero pocos hacen valer las palabras que salen de sus bocas, y esto se da en cada protesta. Por ejemplo, muchos de los que protestan hoy serán médicos y luchan por la igualdad, pero al momento de la verdad cuando salgan de la universidad, la mayoría trabajará en clínicas privadas y no harán servicio público en hospitales, ¿Dónde quedó la igualdad?, ¿Acaso la gente pobre necesita de una igualdad en la salud?

A lo que voy con este punto es que muchos creen que a los políticos hay que hacerles presión para cambiar las cosas, pero uno puede hacer la diferencia personalmente para que haya una sociedad más justa para todos. Si no quieres crimen en las calles, denuncia a los que roban; si te molesta que las calles se inunden no botes basuras en los desagües de tú población o villa y si se han tapado podrías hacer tú la pega para que éste destapada, entre otras cosas. No es suficiente con hacer marchas y proclamar libertad de educación o hacerse los pseudo-guerreros urbanos tirando piedras a los pacos para luego salir corriendo a las faldas de sus madres cuando el guanaco los persigue, el cambio debe venir de nosotros para nosotros y el mundo en que vivimos.

Para hacer un cambio de verdad se requiere de compromiso y de estar dispuesto a todo para lograrlo, incluso arriesgar la vida para alcanzarlo, además de no ser un hipócrita, de vigilarse a uno mismo. En este país muchas personas, sin importar el credo o tendencia que tuvieran, se han sacrificado o muerto por un ideal llamado Chile y nosotros tenemos que hacer que ese ideal se haga realidad para que esa sangre derramada en nuestra patria de contraste no haya sido en vano.

Por Gonzalo TUE_TUE (Colaborador Litio)

4 comentarios el “Protestas, una historia sin fin.

  1. Samir Muñoz
    21 junio, 2011

    Recordé una reflexión, que no creo nueva, que surgió en clases de Sociología: ¿Qué sucede cuando la resistencia a la dominación está considerada dentro del propio sistema de dominación? ¿Por qué una protesta debe ser “autorizada”,O más bien, qué implica esto? ¿Cómo protestar si la protesta es algo que se espera, que ya no incomoda, que ya no manifiesta nada nuevo? Resulta, en gran medida, desesperante ver cómo salir de un sistema, cuando la alienación invade hasta el cómo reclamamos. Por otra parte, la violencia como forma de protesta, no me parece ni legitima ni provechosa. Creo que hay un error hay, de individuos que no salen a protestar sino que a producir hormonas.
    Tienes razón. Es importante empezar a pregonar uno con el ejemplo. Pero también es bueno aceptar que alguien diga estaba equivocado, tendré que cambiar. Y que paulatinamente comience a hacerlo. Es difícil ir contra lo establecido, expresar de un modo distinto al que aprendimos culturalmente. Si pedimos cambios de paradigmas, habrá que cambiar los propios también.

    Saludos

  2. Histerika
    4 julio, 2011

    Recuerdo mis anos en la UPLA, el primero, al segundo mes de clases, pasamos un par de semanas en paro por los típicos motivos de siempre… Y descubrí después que todos (profes y alumnos) contaban con este famoso para de principio de ano, todos los anos… Siempre pedían las mismas cosas (pase escolar gratuito, estatizacion de la educacion, y algo sobre el crédito fiscal) y nunca conseguían nada… El primer ano me dio rabia perder clases mor un montón de “juanitos jugando con caca”, pero los anos siguiente recibía alegre las vacaciones extra… Sabiendo que de todas maneras sus demandas no iban a ser concedidas…
    Asi como también creo que estas protestas de hoy son algo mas grande, bastante mas serio, y que probablemente si logre algo, aunque obviamente sera algo mínimo y que no dará una solución inmediata a nada… Pero quizás la presión extrema, como se ve ahora, por cansancio o vergüenza, terminara logrando conseguir algo, por insignificante que sea…

    • Gonzalo Iván
      5 julio, 2011

      Samir y Histerika, creo que ese es el problema… por lo que he visto la lucha es contundente y se nota que esta vez tiene bases contundente. Sin embargo, por los nuevos datos que manejo al parecer no logran gran cosa como dice histerika. Mi padre me hablaba de que durante los 80s protestaba la gente para que pinochet lo sacaran de la presidencia y que esas protestas duraron 6 años,luego tuvimos un tiempo de regular normalidad hasta que llegamos al 2000 cuando empiezan a parecer los primeros inicios de verdadero caos dejado por el gobierno de pinochet que nadie se dio cuenta…. ya que la constitución fue cambiada por él, la gente creyó que haciendo protesta cambiaría las cosas pero no es así… ya que el cambio se tiene que hacer de raíz desde la constitución hacia adelante.. pero con el gobierno actual, que estuvo a favor del general y que tiene experiencia en como actuar en frente las protestas, no se logra mucho. El único cambio que se hizo en Chile fue sacar aun viejo soldado de el trono y pocos se dan cuenta que el cambio debe ser una cirugía precisa… bueno espero que entiendan este desorden de ideas, ya que a parecer llevamos como aproximdadamente 15 años de protesta y aún no hay cambio D:

  3. Chacarero
    29 julio, 2011

    Aunque no creas, un rati lee tu blog… saludos, interpretas completamente mi pensamiento…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 17 junio, 2011 por en -Critica Existencia y etiquetada con , , , , , , , , , .

Litio, equilibrio inestable.

Conoce Revista Litio.

Litio un espacio donde lo que prima es la opinión desde la perspectiva del ciudadano común y corriente, sin ataduras ideológicas ni prejuicios inculcados. Somos espacio para la información aterrizada y la creatividad desbocada... en inestable equilibrio.

Sexus, instintos primarios.

Esto es Sexus!

Es el espacio dedicado a la pasión de multitudes, el SEXO. Columnas escritas por gente apasionada por el sexo y sus infinitas variedades. Pasa, conoce, descubre y experimenta con nosotros el exquisito mundo de la estimulación sensorial... es Sexus!

Escribe tu email y recibe notificaciones cada vez que el sitio se actualice!

Únete a otros 124 seguidores