Kthulu Inc.

…de mística telúrica.

Del Hombre a la Bestia (Vol. 1)

Decir que existen hombres bestiales equivale a decir: un porcentaje de la población masculina que habita en recónditos lugares para salir al acecho femenino.

El primero, de nuestra larga lista no tiene nombre, pero sí una serie de características que a los estudiosos de la materia les parece aberrante. Es un hombre que pasa sin dejar huella de nada, pero con los minutos empieza a hablar de su “trabajo”, su dinero y de lo mucho que gana. Siempre quiere hacer negocios con las personas; a las mujeres les promete todo el piso de belleza de Almacenes París, un viaje al extranjero y todo lo que se nos pase por la cabeza. Frecuenta tiendas de marca y se pone la ropa con etiqueta para luego cambiarla a los 3 días-ni más ni menos- y seguir presumiendo de sus lujos porque “trabaja mucho”.

Generalmente parece el hombre más patético de la tierra y de lo que nos dice creemos la mitad de la mitad de la mitad.

Ahora bien, el primer hombre tiene una derivación. Esta derivación es muy parecida al original pero existe una diferencia. El primer espécimen se caracteriza por gastar y presumir todo lo que compra y gana. A diferencia del primero, si visitamos su casa, el segundo individuo se caracterizará por presentar una decoración con ampolletas económicas, bebidas de 5 litros de la marca más desconocida porque “son más económicas”, pilas recargables, ropa que compró en una liquidación de fábrica y nos parece extraño que una persona que gana “tanto” y que “trabaja tanto” se prive de una vida normal.

La característica principal es que gasta en mujeres- Oh sí, pero no se engañen- gasta en la primera cita, segunda y con mucha suerte en la tercera, porque después da vida a nuestro tercer hombre.

La evolución del segundo hombre de nuestra lista es El Avaro, todas lo conocemos.

Está en todos los lugares de la ciudad y, generalmente, no lo presentamos a nuestras amigas, ni a nuestra familia- ¿quién lo haría? -. Aprovechan todos los descuentos, no gastan de más, no gastan en mujeres, ni menos en una cita. Cuando vamos a comer con ellos nos dicen “me falta la mitad” y desearían que les pagáramos su vida por amor -no lo confundan con el Cafiche-.

No lo tengan como novio; ni como amigo; mucho menos como jefe, aléjenlo de su vida. Que sea un vecino, el tipo que va contigo en el metro, pero por ningún motivo que sea la compañía de usted.

Seguimos con el Circo de las bestias en trance- como decía Djuna- para dar paso a este peculiar hombre que es la bestia mayor. Este sujeto es generalmente el jefe, sobre todo de mujeres, lo vemos ser el hombre más maravillosos con las mujeres más hermosas y estúpidas y es un verdadero ogro con las que no parecen tan agraciadas. No tiene pelos en la lengua para tratarlas como a sus hermanas y decirles lo mal que hace las cosas.

También este ejemplar habita en los gimnasios y se viste de entrenador  personal, que sólo ayuda a las mujeres bonitas y tan tontas como las pesas de 30 kilogramos.

También está la bestia intelectual que sólo podría encontrar a una mujer a su altura en Europa porque las chilenas son “tan mediocres y desgraciadas”. Se jacta de sus estudios, recurre a citas celebres de los autores o sus escritores favoritos, comenta sus conversaciones en la universidad, imita a los griegos y nos promete que algún día igualaremos su ímpetu de conocimiento.

Bastará decir que la lista es larga y volveremos con el circo de bestias en trance.

Como apartado especial, me gustaría decir que la bestia que escribe en este momento-mitad mujer mitad hombre- es una narradora (or)- y en otras ocasiones un hablante lírico-. Por favor querido lector(a) no se sienta atacado –o siéntalo mejor- no trate de atacarme pues la distancia entre narrador escritor es a menudo borrosa por los lectores. Quien escribe tiene que respetar al “lector objetivo” y al “lector ideal” y no lo atacaré tampoco por no responder saludablemente a estas letras.

El segundo apartado especial corresponde a nosotras las mujeres que debemos soportar un bosal en nuestro hocico, nosotras que nos transformamos en medio de la noche en salvajes mujeres que arrojamos letras por doquier con pasión y fragilidad. Les digo lo siguiente: para cada bestia hay un par, no perdamos las esperanzas porque cerca de la cabina telefónica está lloviendo café.

Por Ciccaba Virgata (Colaborador Litio).

7 comentarios el “Del Hombre a la Bestia (Vol. 1)

  1. Rodrigo Manzo
    27 junio, 2011

    al final todos somos bestias guíadas por el ego, depende hasta que punto dejamos que el ego lleve las riendas… y prefiero no comentar más a fin de no transformarme en parte de esta taxonomía jajaja

  2. Muy interesante. Hace falta dedicación en la observación para destacar las diferencias entre las bestias que en un principio se ven todas iguales al ojo no entrenado. Me gusto el artículo 😀

  3. paromol
    27 junio, 2011

    Lo verdaderamente bestial es darse cuenta q a fin de cuentas, no importa el nivel intelectual, emocional, empático o incluso físico; nunca faltará la mujer q nos catalogue de acuerdo a la billetera y el nivel de consumo. Y más encima, queda espacio para lanzar la crítica al tipo sobreintelectualizado.

    A lo mejor por eso hay tantos q no se esfuerzan mucho más allá de ganar plata.

    saludos

  4. Samir Muñoz
    28 junio, 2011

    Entretenida descarga.
    De acuerdo en varios de las categorías, que incluso podrían funcionar como tipos puros.
    Aunque es bueno no olvidar que el hombre si es bestia, además de depredador, puedo ser presa. Es acechado (tal vez con s) por una mujer, parte de otro bestiario, con su fauna propia y la misma doble condición.
    Por cierto, al final me sobró con el tema del “lector objetivo” y “lector ideal”.

    Saludos.

  5. C.V.
    28 junio, 2011

    Lectores:

    Esto fue escrito hace tres años, luego, vinieron otros volúmenes de estos bestiarios y se asombrarían al leer las impresiones que se pueden producir. Insisto, esto es una mirada subjetiva, es sólo una perspectiva del mundo y no un mundo por completo.

  6. Gonzalo Iván
    28 junio, 2011

    TE FALTO UNO.. e el que teme todas las mujeres a pesar de su apariencia… es e monstruo aquel que es inestable y que no da seguridad para crear una pareja ni menos para vivir los dos solos, en fin ese es mi aporte….. me gusto tu articulo espero que estés bien

  7. Pingback: Del Hombre a la Bestia (Vol. 2) | Revista Litio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 27 junio, 2011 por en -Critica Existencia y etiquetada con , , , , , , .

Corset Chile, moldea tu cintura.

Entrenamiento de cintura en Chile.

La más alta calidad en corsets modeladores de cintura, y asistencia total a tu alcance. Escríbenos a contacto@kthulu.cl

Sexus, instintos primarios.

Esto es Sexus!

Columnas escritas por gente apasionada por el sexo y sus infinitas variedades. Pasa, conoce, descubre y experimenta con nosotros la pasión de multitudes, el SEXUS!

Escribe tu email y recibe notificaciones cada vez que el sitio se actualice!

Únete a otros 124 seguidores