Kthulu Inc.

…obedece al tentáculo!

Opiniones que lastiman.

Las recientes declaraciones del Intendente del Bio Bio (Victor Lobos) me hicieron recordar un episodio muy oscuro y triste de mi vida. Quizás demasiado oscuro para mis tiernos 17 años en ese entonces.

No sé si partir del principio o por el final. Son demasiados recuerdos y no sé si quiero pasarlos a todos por escrito.

No es primera vez que hablo de ello sin duda, pero tampoco es algo que se dice a pedir de boca. Tampoco quiero que la desgracia confunda el tema que quiero sacar a colación: la discriminación por ser adolescente, por ser mamá demasiado joven.

En mi caso, vengo de una familia “bien” constituida, me refiero a papá y mamá juntos hasta el día de hoy, con los típicos problemas de muchas familias, pero sin ninguna anomalía seria. Lo que no quitó, por supuesto, que me mandara flor de cagazos durante largo periodo y quién sabe, a mis casi 30 años aún no estoy libre de decir que cerré la etapa de las equivocaciones, simplemente porque creo que nunca se acaban.

Bueno, corría el 98 y yo tenia 16 años, cursaba tercero medio en un conocido colegio “de monjas”. Todo bien hasta que me embaracé y salí con viento fresco de dicho establecimiento, lo cual era “normal” y típico en realidad. Siempre se supo que ese tipo de comportamiento jamás sería aceptado en semejante congregación por lo que ni chisté, ni me sorprendí cuando amablemente me cerraron el año con las buenas notas que tenía. Así fue como salí de tercero medio, con un promedio sobre 6, después que había ocultado el embarazo hasta casi los 6 meses (primero de mis padres y luego del profesorado y las hermanas), cagándome de calor con chalecos y parkas aún cuando caían los patos asados para que mi vientre no me delatara.

Luego de saberme libre de todas esas culpas y al poder transitar libremente con mi guatita redondita me sentí feliz, a pesar de que las condiciones no eran lo que uno deseara. Yo estaba profundamente enamorada como sólo a esa edad se puede estar. Mi pololo me amaba también y esperábamos a ese hijo con las incertidumbres normales, pero haciendo frente a la situación. Todo se pudrió cuando a los 7 meses empezaron a detectar algunos “problemillas” que los doctores nunca fueron capaces de confirmarme a cabalidad (tal vez inspiraba muy poco respeto yo con sólo 16 años en las consultas médicas). El asunto es que me fui a parto sin más, olvidándome de que algo pudiera salir mal pues la idea no cabía en esta realidad.

Mi guagua nació prematura y con un problema cardíaco bastante grave. La única solución era la operación sin mas. A medida que pasaban los días en la UTI neonatal, se fueron descubriendo uno tras otro, una serie de defectos con los que llegó mi Camilita. Era increíble que una bebe tan hermosa por fuera tuviera un diagnóstico tan horripilante. Está demás decir que todas las ilusiones junto con el universo entero se nos vinieron a tierra. Pronto vinieron los por qué? Llegaron a mí montones de especialistas haciendo de todas las preguntas posibles. Pero, lo que más me llamó la atención fue que todos, absolutamente todos, se detuvieron a preguntar, con miraba inquisitiva: Con qué te drogabas? Bebías mucho? Qué fumabas?

Hoy recuerdo con ira esas preguntas y más me odio a mi misma por no haber reaccionado como debía. El shock de la desgracia, mi corta edad e inexperiencia, la falta de personalidad, me tenían como un cordero a merced de todos esos dardos, y yo sólo atinaba a decir que no, que nada de eso… que yo no sabía y lloraba.

Por supuesto mi pololo y yo fuimos sometidos a gran cantidad de examenes de laboratorio y del tipo genéticos, los cuales supuestamente reflejarían que alguno de los 2 era pastero, volao al neopren o quién sabe que más. Pues nada, tuvimos la mala suerte de que nuestra hija viniera con un síndrome muy poco común, el que no le permitió vivir más allá de los 2 meses de nacida. No voy a hablar del dolor de perderla, eso lo puede imaginar cualquiera, pero el daño y agresividad con la que fui tratada muchas veces aún me sigue haciendo sufrir y rabiar. Hasta el mismo día en que fui a retirar su cuerpo, mientras la vestía llorando, una auxiliar (seguramente queriendo ser amable) me dijo: pero no llores, no sufras tanto. Tienes sólo 17 (cuando nació yo ya había cumplido 1 año más) y vas a poder tener 20 hijos más si quieres. Así tal cual, como si por eso iba a dejar de doler, de extrañar… como si tener hijos fuera como hacer un queque en el horno y si se te quemó, pues haces otro y ya.

Y todo por ser una “cabra weona de mierda” que la muy suelta se embarazó y “ni siquiera supo hacer bien la pega”.
Así me sentí por mucho tiempo.

Así que, si algo puedo decirles muy seriamente, por favor no juzguemos antes de conocer las realidades que vienen detrás de cada persona. Seguramente hay también muchas historias que hacen que todo esto que reclamo tenga una “razón de ser”, pero si de algo estoy segura, es que nadie, salvo “el de arriba” tiene derecho a juzgar… cuando nos llegue la hora, por supuesto.

Por Jackeline (Colaborador Litio)

11 comentarios el “Opiniones que lastiman.

  1. Yeye Slayeye
    30 agosto, 2011

    solo puedo decir que la Camilita no era para este mundo de mierda. que el taita sepa curar tus heridas y que pronto puedas tener a tu cachorrita, que el miedo no te impida sentir lo bello de la maternidad 🙂 mucha suerte.

  2. María José
    30 agosto, 2011

    SE me hizo un nudo en la garganta cuando me recorde en esa circunstancia, año 96, en emblematico colegio de Santiago, 4º medio y un embarazo escondio por el mismo miedo…MI hija ya es grande, y nos ha tocado duro, hasta el día de hoy tengo qu dar explicaciones que no viene al caso…La gente no sabe el daño que puede llegar a provocar…
    Gracias por tu escrito…
    🙂

  3. Ximena Fuentes
    30 agosto, 2011

    Jackeline, gracias por contar tu historia así, tan abiertamente… la verdad es que me hizo sentir extraña… hay personas que son super sueltas de cuerpo para criticar, para hablar, para sacar conclusiones antes de tiempo, sin tener idea de lo que realmente pasa, por culpa de sus estándares sociales, por culpa de la ignorancia, o hasta del orgullo… quien no escucho de un adulto cuando era niño ” que eres altanera” o calificativos en mala onda por no ser igual al resto? La verdad es individual.. tu verdad, la sabes solo tu realmente…es como la sociedad se ha deformado, es que creemos que 3 personas tienen el derecho de decirle a 2 que hacer porque son mas… y lo que la mayoría piense es lo correcto… pues NO! no es así que la mayoría gana como cuando teníamos que votar en los juegos infantiles… aveces las mayorías se equivocan, aveces nos cortan las alas o nos dañan profundamente por no considerar otras voces.
    Ahora que tienes tu experiencia, quiero que sepas que no eres la única que mira hacia atrás y le da rabia no haber sabido reaccionar como podría hacerlo ahora por inmadurez, que la vida nos da la gracia de crecer y volvernos viejos para aprender.. siento mucho lo que te paso, de verdad que si. No te lo guardes, ÚSALO, en tu vida, con los demás, cuando tengas otro bebe, cuéntale … no importa que existan 1.000 razones de ser para lo que te paso… a nadie deberían denigrarlo así, menos es momentos tan dolorosos..un abrazo.

  4. Mara
    30 agosto, 2011

    Excelente posteo. Que fuerte… y que dificil decir algo.
    Aunque años atras la cosa era mas dura, me imagino, a mis 21 años y 6 meses de embarazo aun hay gente que me mira “extraño”, y me dan ganas de gritar “TENGO 21 AÑOS! no soy niña de 15 que come mucho pollo. y si asi fuera LA GUATA ES MIA, LA VIDA ES MIA, QUE CHUCHA TE IMPORTA!”

    La verdad es que uno experimenta bastantes cosas, que pa’ que explicar. Te pones en el lugar de la gente discapacitada, porque asi es como te tratan.
    Como madre me “intento” poner en tu lugar, Jackeline, pero aun asi me cuesta, y puedo sentir un poco el dolor y la rabia.

    Lo que no te mata te fortalece no más, y ahi te tenemos escribiendo.
    Abrazos.

  5. violetta
    30 agosto, 2011

    aun sin vivir una situacion como esa, me ha tocado cargar con el peso de las miradas desagradables y los juicios innecesarios…no necesitan excusas para hacerlo y no creo que sea uno quien les de motivos, siempre hay personas dispuestas a juzgar, pero sin dejar cabida a ser juzgados ni por ellos mismos.

    Ojala quienes hemos pasado por mlos tratos y juicios desagradables e injustos seamos ejemplos, nos la juguemos y eduquemos, no solo en la familia, a los hijos, a los hermanos…se pueden crear espacios, conversarlo con amistades, con conocidos, sembrar la duda e instar a la reflexión. Saber encontrar la oportunidad de generar cambios favorables.

  6. Andrea Lizama
    30 agosto, 2011

    La GENTE siempre!! me carga metiendose en todo y con el doble estandar moralista! tan jovencita y mamá? ah y no es casada? que atroz…Por suerte en la actualidad ya existen más leyes y la gente se atreve a demandar a entidades que cometen injusticias…
    Muy triste tu historia, como dicen, es un dolor que jamás se supera pero con el cual se aprende a vivir… cariños.

  7. Jackie
    30 agosto, 2011

    Gracias a ustedes por leer y comentar, no esperaba tan buena acogida.
    Si bien es cierto es un dolor que se lleva siempre, soy feliz, fui mamá nuevamente a pesar de todos los temores y disfruto muchísimo. Tengo la suerte de una conexión directa con el más allá, un verdadero y propio ángel (100%comprobado) Agradecida de la vida por esta experiencia que sin duda me hizo crecer en todo sentido.
    Y lo demás, bueno, son golpes, bien fuertes y que ayudan a tratar de no repetirlos aunque a veces no nos damos cuenta de que hacemos daño y mucho. El que esté libre…

  8. kafija
    30 agosto, 2011

    …Ese viejo hablo de que los hijos fuera del matrimonio eran menos que los de dentro de este…es una soberana estupidez del porte de un buque decir algpo asi…para mi, en estos tiempos hay distintos tipos de familia…y el matrimonio es un simple contrato…no hare de mi vida un negocio…nunca soñe ni soñare con el matrimonio…tengo un hijo maravilloso de 15 años…con un padre a medias presente y a pesar de esotiene su valores muy claros… es un niño muy normal sano e inteligente…asi es que ese viejo de mierda me tiene sin cuidado…y conozco a niños y adultos que vienen de familias muy bien constituidas y no tienen los mismos valñores…asi esque no creo que una cosa tenga que ver con la otra…
    …Saludos a ti y espero seas muy feliz ahora con un angel cuidandote desde el cielo…^^…

  9. Mandy
    5 marzo, 2012

    es difícil ser madre joven, yo tuve mi primer hijo a los 16, y me pasee por todo el colegio san agustín de concepción con una tremenda panza, siempre me mostré fuerte y digna, pero por dentro las miradas matan, las preguntas, los eternos cuestionamientos; recuerdo cuando mi hijo tenía 5 años y estaba en un colegio de monjas, un inspector esperó q me diera la vuelta para decir “y cómo esta mocosa le va a enseñar de la vida, si ni siquiera supo cuidarse y ser una señorita?”, al año siguiente me casé con mi pololo (no el padre biológico de mi hijo, pero si su papá) y el colegio entero me miraba distinto, fue tanta la estupidez del colegio q cambiamos al niño a un colegio laico… pero nada de lo q dijieron ni dirán importa, tengo un hermoso hijo de 9 años q sabe q su madre lo adora y q optó por dejarlo vivir cuando la opción más simple era un aborto piola apenas me enteré… la gente juzga y no ve la valentía q hay q tener para optar por amar y luchar por esa vida q viene =)

  10. Fran Olivares
    5 marzo, 2012

    waaaaaaaaaaa la entiendo por los dardos, a mi hasta el dia de hoy me piden carnet y si me ven con polera de metalero me tratan re mal, al principio yo callaba, ahora respondo con sarcasmo a las estupideces de los demas. por lo de la niña, que mala, un hijo no se `puede reemplazar pero si puede ser una experiencia que sirva mas adelante, todo es por algo, aunk no kreo en el destino siempre tiene alguna enseñanza. Saludos!

  11. Francisca
    26 marzo, 2012

    … mmmm …
    Me parece bien conocida mi historia … puesto que vivi practicamente lo mismo … con la unica diferencia que … mi hija hoy vive,

    Solo decirte que …

    Vivir para contarlo …
    Empatizo hasta el duelo de haber recibido un ser humano diferente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30 agosto, 2011 por en -Crónica Ciudadana y etiquetada con , , , , , , , , .

Litio, equilibrio inestable.

Conoce Revista Litio.

Litio un espacio donde lo que prima es la opinión desde la perspectiva del ciudadano común y corriente, sin ataduras ideológicas ni prejuicios inculcados. Somos espacio para la información aterrizada y la creatividad desbocada... en inestable equilibrio.

Sexus, instintos primarios.

Esto es Sexus!

Es el espacio dedicado a la pasión de multitudes, el SEXO. Columnas escritas por gente apasionada por el sexo y sus infinitas variedades. Pasa, conoce, descubre y experimenta con nosotros el exquisito mundo de la estimulación sensorial... es Sexus!

Escribe tu email y recibe notificaciones cada vez que el sitio se actualice!

Únete a otros 124 seguidores