Kthulu Inc.

…obedece al tentáculo!

Los libros de mi vida.

Todos tenemos nuestra relación con los libros ¿no?
Puede ser buena, mala pero todos tenemos alguna historia con los libros.

Mientras pensaba como escribir este artículo me di cuenta de que no hay algo así como un inicio particular, no hay un hito sino más bien un montón de libros que me recuerdan los inicios de la relación.

En un principio todo era los libros del Profesor Rossa, eran simplemente notables con sus grandes ilustraciones y su información tan simple atraía toda mi atención en contraste con las enciclopedia que compraba mi mamá a esos vendedores puerta por puerta que vendían la pomada con que iban a servir para mi futuro en el colegio (mentira total, hasta el día de hoy difícilmente he abierto alguno de esos ejemplares).

Después de eso lo que vienen son los “libros del colegio” una colección de libros que nunca me gustó mucho donde títulos como “El Pirata Garrapata”, “Fray Perico y su Borrico” entre otros son recordados por mi como unos libros tontos. Solía leérmelos 3 días antes de la prueba que nos hacían, y eso si es que los leía porque muchas veces de cabro chico llegaba a que me contaran el libro (siempre el mismo buen amigo) o de plano a sacarme el merecido 2,0. La verdad es que muchos de esos no me gustaban porque sentía que los libros me trataban como un tonto, no sé si me estoy haciendo el agrandado ni nada, es simplemente que esa sensación me daba, y quizás por eso nunca me gustó leerlos en general. Eso sí recuerdo con cariño libros como “Ami y el Niño de las Estrellas” que fue el primer libro que leí que traía un marciano. También recuerdo con cariño los libros de Marcell que era un ratón detective, esos libros eran como de 50 páginas pero los teníamos que leer en inglés, todo un desafió (eso era como en 4 o 5 básico).

Ya después de eso me salto hasta la media con el primer libro que logró verdaderamente volarme la cabeza: “El túnel” de Ernesto Sabato. Todo un clásico de las lecturas en la educación media. A lo largo de mi vida (de 20 cortos años) he podido encontrarme con muchos que han disfrutado este libro. Con este descubrí lo maravilloso de una narración desde lo psicológico y lo emocional, como ese ambiente interno parece teñirlo todo allá afuera, incluso como pareciese que es más importante que lo que pudiese haber “afuera”. Ya después de eso, en tercero medio se empezó a poner más buena la cosa, el primer libro que leímos fue “Los renglones torcidos de Dios” que fue un mindblow de aquellos, a todos quienes les gustó la película “The Shutter Island” este libro les va a gustar aún más. Con este maldito libro puse como criterio de evaluación para todos los libros el nivel de “destruye-cabezas”. Después de ese, en el electivo de castellano leí “La Ciudad de las Bestias” de Isabel Allende, y con este libro si podríamos decir que se marcó un hito porque por primera vez me dieron ganas de seguir una saga, así que en el verano que seguía me leí los otros libros de la trilogía (“Las Aventuras del Águila y el Jaguar”).

Por ahí entremedio recuerdo con bastante cariño también “Mi Planta de Naranja Lima” el primer (y único) libro con el que he llorado (nunca he llorado con una película, así como para que comparen). También por ahí está “El Principito” pero no me gustó mucho leerlo en la media, lo que sí me gustó fue como escribía Saint-Exupéry (motivo por el cual después leí “Vuelo Nocturno”).

Hacia el final de tercero medio también “conocí” a Alberto Fuguet (otro acierto de mi electivo de castellano, por lo menos para mi), leí “Una Estrella y Media” del libro “Por favor, Rebobinar”. Me dejó loco. Yo era chico (y lo sigo siendo, gracias a Dios) y del público objetivo de los libros de Fuguet: estudiante de un colegio particular y media inadaptado en algunos sentidos, un poco el raro del curso. La narración y la historia me hicieron sentido, me marcó el muy huevon de Lucas García (el protagonista de ese cuento). Quise leer el libro entero así que al día siguiente partí a la librería alemana de Temuco a comprarlo ( mi primera compra compulsiva de libro). Lo divertido es que ese fue precisamente el último libro de Alberto Fuguet que terminé (entremedio me leí todos los otros que había escrito, hasta “Aeropuertos”). Aquel libro desencadeno el ejercicio que hoy me encanta (pero que también abruma) y que sigue hasta hoy en día: leer a los autores de tus autores.

Así en resumido: con Fuguet llegué a Andrés Caicedo, con Andrés Caicedo llegué a Edgar Allan Poe y a H.P. Lovecraft. Cuando llegué a Lovecraft daba la casualidad de que ya estaba en la U y escuchaba el gran podcast Tercera Cultura, cuando derrepente hicieron un programa con Mike Wilson, donde hablaron de ciencia ficción. De Wilson me leí “Zombie” y quedé loco nuevamente, además lo choro era que hacía muchas referencias a Lovecraft que yo ya cachaba por haber comenzado a entrar a ese mundillo. La semana siguiente de ese episodio, genial para mi, vino uno más épico en conjunto con el podcast Desde el Fin del Mundo donde conocí a Jorge Baradit y a Francisco Ortega, fueron otro mindblow para mi historia. Ellos me hicieron pasar de Lovecraft a Isaac Asimov, asi que pronto ya me había devorado “El Ciclo de Trantor” y “Yo, Robot”. Pero quería más, ya se había desatado Cthulhu dentro de mi y sus tentáculos querían alcanzar todos los libros posibles, con lo que llegué a autores maravillosos como los chilenos Hugo Correa con su gran obra “Los Altísimos” y al inigualable Sergio Meier con su “Segunda Enciclopedia de Tlön”. Este último mes he tenido el placer de disfrutar con obras de narrativa gráfica (de nuevo gracias a los rebotes literarios) que son altamente recomendables “Policía del Karma” del grande Baradit con Martín Cáceres y “Locke & Key” de Joe Hill y Gabriel Rodríguez, gracias por ampliar mi espectro de lecturas maestros!

Todas lecturas maravillosas que me hacen escapar del mundo. Lecturas geniales que me hacen soñar de una manera distinta, hacen ver el presente y futuro con otros ojos. Este hecho es verdad para todas las obras, cualquiera que haya leído y ha sido afectado seriamente por un libro, por un autor, por una saga sabe exactamente de lo que estoy hablando.

Le agradezco si ha leído hasta aquí esta historia que es tan personal. A pesar de todo tiendo a pensar que no es tan personal, de seguro muchos libros de ahí los recordarán personas de mi generación, los compañeros de curso y coetáneos. De seguro usted que mientras leía recordó también sus libros más añorados y cómo estos han marcado su vida. Los libros marcan nuestras vidas, nos recuerdan momentos de ella, nos enseñan, muchas veces nos cuidan y nos dan motivos para seguir, nos identificamos con personajes y deseamos ser como ellos (para bien o para mal), y cuando estamos en los peores momentos recordamos a nuestros héroes o ideas favoritas, aquellas que nos hacen aguantar un segundo más. Definitivamente todo esto le da un sabor distinto a nuestra vida. ¿no?

Dígame usted ¿cuál es su historia? ¿cuales son sus libros? ¿cuales son sus personajes?.

Gracias.

“Seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que leímos, más conformistas,  
menos inquietos e insumisos y el espíritu crítico, motor del progreso, ni siquiera existiría.”
Mario Vargas-Llosa

Por Arturo (Colaborador Litio)

5 comentarios el “Los libros de mi vida.

  1. Dr Sexus
    8 diciembre, 2011

    Si se trata de literatura, Papelucho marco mi infancia… fue la primera saga que lei completa. 😛
    De ahi el suceso más importante seria leer en primero medio “La Noche Boca Arriba” de Julio Cortazar, agradezco infinitamente a la profe de Castellano por habernos mostrado ese cuento… no pude parar nunca mas de leer a Cortazar y gracias a el conoci a Garcia Marquez y luego Poe quien me llevó a Lovecraft…

    Ya en la U, me entere de algunos libros sugeridos por la banda TOOL a fines de los 90 y encontré “Primavera Negra” de Henry Miller… fue amor a primera leida! Se convirtió en mi autor favorito junto con Charles Bukowski hasta el dia de hoy…

    Es un ejercicio muy interesante tratar de recordar los libros de tu vida, gracias por la motivacion! 😀

  2. Camila Gallardo (@CaamyRoce)
    8 diciembre, 2011

    ¿Tal vez será a que soy mujer? O puede que sea solo un asunto de gustos, pero de todos los libros que nombraste, el único que me sonó fue “El túnel”, que en verdad es un muy buen libro. Yo también leí “La noche boca arriba” por recomendación de mi profesor de historia. Y llegue a Edgar Alan Poe por mera casualidad, y me enamore de sus relatos, aunque no me hice fan del género.
    Como adolescente, aún no me avergüenza confesar que mi adicción literaria comenzó con los vampiros brillantes/ vegetarianos en el verano antes de entrar a 1° medio, en 2009. Y fue por una apuesta además. Mi prima me dijo que no era capaz de leerme un libro de 500 pág, hicimos competencia y yo me leí los 4 libros en una semana,
    Claro que me desvié un poco en lo que respecta a la buena literatura, después de eso, seguí con más sagas juveniles, algunas de hasta doce libros. Actualmente, que estoy finalizando 3° medio, me he inclinado por autores más serios, me he distanciado de los finales felices, de las temáticas románticas y los amores imposibles. Me saturó.
    Digamos que fui al otro extremo: estoy disfrutando de la pluma de Alejandro Jodorowsky, Barbara Wood, y le estoy tomando algo de cariño a Isabel Allende, porque La Ciudad de las Bestias no me gusto para nada, quedando en mi lista negra, pero con la Isla bajo el Mar, la he vuelto a apreciar. Supongo que es cosa de gustos. Tengo 17 años y me siguen gustando los libros con magia, dragones, hadas, demonios y humanos entrando en mundos de los que no les corresponde saber, aunque las guías espirituales me dejan buen sabor en la boca.
    El libro que verdaderamente me ha marcado, onda, me ha hecho hacer un cambio radical de vida, fue “La princesa que creía en los cuentos de hadas”.
    Un libro te hace madurar, te deja experiencias de vida, te hace más sabio y te abre los ojos a un mundo completamente nuevo, pues vez las cosas con otras perspectiva, lo que tristemente te hace diferente a quienes te rodean si ellos no leen. También soy la freak del curso. Ah! para nadie la vida es color de rosa.

  3. Beleth
    13 enero, 2012

    pues yo leia libros por que me los pedían en el colegio, nada mas, salvo el libro “cruzada en jeans” que me marco rotundamente, no le había tomado realmente gusto a la lectura, pero una tarde de mi niñez mi madre me llevo a la casa de unos amigos, allí conocí a roberto que es poeta y el me contó la historia del hobbit, desde entonces la busqueda frenética por encontrar ese libro se volvió mi cruz, lo encontré en un puesto de la feria y apartir de entonces los libros se convirtieron en parte de mi vida, cabe destacar al “TEMPLARIO” de perez y perez, excelente libro de grandes intrigas o algo totalmente diferente como “Memorias de el y yo”, de miguel serrano, o el hombre bicentenario de isaac asimov, etc.

  4. Marian
    30 agosto, 2012

    recién llego a este articulo, me gustó mucho leerlo, debo agradecer a mi madre que me inculcó la lectura desde chica….creo que el primer libro que llegó a mis manos fue “papaito piernas largas” de jean webster; luego me enganche con otros no tan conocidos y de lectura mas infantil hasta que por alla en el ’98 cai con la saga de harry potter (debo admitir que los lei todos)….de un poco mas grande cai con “el señor de los anillos” y “el hobbit” y de alguna manera (no recuerdo bien como) me enganche con los vampiros de anne rice (te la recomiendo si te gusta Poe y H.P. Lovecraft): mas alla de la opinión acerca de historias de vampiros que pueda tener cada uno, es una excelente escritora, te hace percibir las cosas como si fueran reales….jamás me enganché con los libros que me hicieron leer en el colegio, ni siquiera con “el martin fierro” (soy argentina) excepto con un llamado “los ojos del perro siberiano” que es una historia muy linda y triste (me pasó lo mismo que a vos con “mi planta de naranja lima) y recuerdo que de todos los que lo leimos dijeron que habian llorado con él…..con respecto a “el principito”, tampoco me gustó cuando lo lei, pero todos dicen que tenés que volver a leerlo en otra etapa de tu vida para encontrale otro significado

  5. C.
    5 septiembre, 2012

    siempre es agradable ver que las personas se interesan por la lectura… yo estoy en un ambiente en el que los libros son tema (estudio pedagogía en castellano) y, muchas veces, se mira en menos a quien lee cierto tipo de literatura… entre los profesores, entre los alumnos, se mira con desprecio todo atisbo de best seller, cosa que me parece idiota, pues en estos tiempos en los que difícilmente tomamos un libro para entretenernos, ponerse exigente con la lectura es estúpido…al menos yo lo veo así… además, quién es uno para juzgar lo que lee el otro?
    Cuando llegué a mi carrera, todos se picaban a intelectuales… yo me sentía una burra al no haber visto ciertas películas, no conocer ciertos autores o ciertos lugares… simplemente me abrazaba a mi Cortázar y pensaba que dónde rayos había estado viviendo todo este tiempo… hoy, han pasado unos poquitos años y no puede importarme menos lo que opine el resto… me he dado cuenta de que mis profesores matan la poesía y la literatura en el intento de imponer una forma predeterminada de analizarlas y que lo mejor es disfrutar de la literatura y la poesía sin estudiarla, así, inocentemente.
    Si me preguntan por un libro, hoy digo Rayuela y La insoportable levedad del ser de Kundera. He visto personas que dicen que esos autores se venden por kilo y no sé si los habrán leído… pero en esos libros, simplemente, está la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 diciembre, 2011 por en -Crónica Ciudadana y etiquetada con , , , , , , .

Litio, equilibrio inestable.

Conoce Revista Litio.

Litio un espacio donde lo que prima es la opinión desde la perspectiva del ciudadano común y corriente, sin ataduras ideológicas ni prejuicios inculcados. Somos espacio para la información aterrizada y la creatividad desbocada... en inestable equilibrio.

Sexus, instintos primarios.

Esto es Sexus!

Es el espacio dedicado a la pasión de multitudes, el SEXO. Columnas escritas por gente apasionada por el sexo y sus infinitas variedades. Pasa, conoce, descubre y experimenta con nosotros el exquisito mundo de la estimulación sensorial... es Sexus!

Escribe tu email y recibe notificaciones cada vez que el sitio se actualice!

Únete a otros 124 seguidores