Kthulu Inc.

…obedece al tentáculo!

Día de Feria.

No me gusta ir a la feria. Todos los días martes llega ese terrible momento en que mirando al refrigerador me doy cuenta que no tengo zanahorias para la salsa de tomates, ni tomates para la ensalada, ni ajo para todas las comidas, ni pimentón para sacarle un pedazo un día y dejar que se pudra el resto… todo lo que hay en el refri es ketchup, mayonesa y margarina.

Entonces, tengo que ir a la feria… y no me gusta ir!

Hay gente que adora la feria, algunos de mis amigos organizan verdaderos rallys para ir a la vega central en busca de verduras y frutas, pasan tardes enteras recorriendo los pasillos entre cebollines, limones y lechugas. Yo no tengo problema con la parte del paseo, me gusta pasear entre los colores y aromas de la feria… lo que me complica es la parte de comprar en la feria.

Soy un poco paranoico, lo admito. Cada vez que uno de los “caseros” echa a la bolsa un kilo de papas me imagino que está eligiendo las peores de todo el montón, siempre termino pensando que me tienen literalmente “de casero”. Es que, todos sabemos que suelen ordenar las pilas de papas con las más lindas al frente y las feas atrás y que cuando toca llenar la bolsa del cliente lo hacen con las más feas… eso no es misterio ni mito, creo. Y aunque si así fuera, lo que no es mito es que muchos de ellos tienen las pesas arregladas. Mis canillas tiemblan cuando compro paltas (una necesidad básica en las familias chilenas que ahora parece lujo!) y con tres paltas todas cagonas la pesa se dispara… “kilo y medio caserito! ta bien ahí?”, no se po, dime tú si está bien o quieres sacarle una y cobrarme lo mismo…

Los tomates son otro problema. Vivo en Rancagua desde hace 2 años, y jamás he probado un tomate de feria que encuentre verdaderamente rico. Soy feliz cuando voy a Los Andes y puedo traer de la casa de mi abuela un kilo de tomates decentes, dulces y firmecitos, no como la pasta desabrida que descubro cada vez que empiezo a pelar los que compro en Rancagua. Más encima si pretendes apretar un poquito los tomates para chequear su firmeza, el feriante se queda por ahí mismo encimita tuyo, supervisando… todos saben que a los feriantes no les gusta  que les aprieten los tomates, es como una falta de respeto. Por eso prefiero comprar los tomates en el super, allí puedo apretarlos todos hasta encontrar 2 o 3 que cumplan mis requisitos básicos en color y firmeza, y nadie me mira feo.

Me carga ir a la feria porque me carga que me vean la cara. Ya sea con el peso, con la calidad o con el precio, me carga estar ahí mismo para que me metan el dedo. Es la única diferencia con el supermercado en realidad… en el super también te cagan, obvio, con los precios inflados, con las fechas de vencimiento cambiadas en las carnes, hasta con el vuelto! pero los que planean todo eso no están ahí mismo sonriéndote a la cara mientras lo hacen y ese pequeño detalle, en un país donde pasas con el dedo metido en la boca 24/7, es un verdadero alivio.

Acerca de Don Clean

Traductor de profesión. Blogger desde el año 2002. Escritor freelance de cuentos picantes. Editor de Revista Litio. Activista del sexo libre y cunnilingüista profesional.

7 comentarios el “Día de Feria.

  1. Bermu
    10 enero, 2012

    Relájese, hombre. Verá cómo son de simpáticos los tíos de la feria de calle Coquimbo.

  2. Sagga
    10 enero, 2012

    Que paja. Igual creo que no en todas partes son asi…lugares medio centricos son todos cuaticos, vivo en periferia y cero atado (seria como vivir en Santiago…pa terminar azotandose contra la pared conchetumare…)

  3. Katu
    10 enero, 2012

    Te daré una recomendación que a mi me funciona super bien, anda a la feria tarde, tipin 2 y algo – 3pm, en ese momento en que los ferianos quieren puro largarse a su casa con la menor cantidad de cosas posibles. Te juro, es todo distinto, te vas con varios productos extra por la misma plata que por la mañana no te hubiesen dado ni la mitad, a esta altura bajo el sol re poco les interesa que le aprietes los tomates xD, créeme, por lo menos en las ferias de Santiago (específicamente la comuna de Renca) funciona bien esta táctica.

  4. kumachan08
    11 enero, 2012

    ¿no será musha paranoia?
    La gracia de la feria precisamente está en que puedes elegir. No te dejan elegir, te cambias de puesto. Fin de la complicación. ¿O me vas a decir que cuando compras desodorante o aromatizador en aerosol en el supermercado los pruebas todos y después los dejas ahí? Probablemente cuando compras paltas en el supermercado, donde también suelo hacerlo, eres el responsable de que mucha de esta quede inservible. Solo concuerdo contigo en lo del sabor y olor de los tomates de zonas rurales.

  5. Alguien
    29 enero, 2012

    Loco, manda a tu mujer a comprar. Que vaya sola, o si va contigo, que no se vean juntos cuando compran. Los “caseros” siempre le regalan cosas, entre más rica, mejor. Sobre todo en esa feria de Grecia donde sacaste las fotos.

  6. Bárbara
    12 febrero, 2012

    jajaja eso es tan cierto, por eso prefiero ir al supermercado, uno paga más pero puede elejir y nadie te pone mala cara, ni andas perseguido porque anda tanta gente que se meten entremedio los lanzas ahí al asecho mirandote cuando vas a sacar la billetera x.X

  7. Nta
    28 febrero, 2012

    a que clase de feria van ustedes?, si no tienen la libertad de apretar tomates ni de elegir se cambian de puesto y punto.
    en el super mercado te terminan cobrando un 100% mas de lo que pagas en la feria por lo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 10 enero, 2012 por en -Crónica Ciudadana y etiquetada con , , , , , , , , , , , , , , .

Litio, equilibrio inestable.

Conoce Revista Litio.

Litio un espacio donde lo que prima es la opinión desde la perspectiva del ciudadano común y corriente, sin ataduras ideológicas ni prejuicios inculcados. Somos espacio para la información aterrizada y la creatividad desbocada... en inestable equilibrio.

Sexus, instintos primarios.

Esto es Sexus!

Es el espacio dedicado a la pasión de multitudes, el SEXO. Columnas escritas por gente apasionada por el sexo y sus infinitas variedades. Pasa, conoce, descubre y experimenta con nosotros el exquisito mundo de la estimulación sensorial... es Sexus!

Escribe tu email y recibe notificaciones cada vez que el sitio se actualice!

Únete a otros 125 seguidores