Kthulu Inc.

…de mística telúrica.

Mascotas y el más allá.

La relación que tienen los animales con lo sobrenatural siempre me ha llamado la atención. Ya sea por el viejo dicho que dice que cuando los perros ladran en la noche es porque el diablo anda suelto o por la conocida relación que tienen los gatos con las brujas…

De una u otra forma, para mí, los animales siempre han estado un paso más cerca del más allá. Y no me refiero a cosas “terrenales” como la premonición de temblores que presentaba mi antigua tortuga de tierra, sino a algo más complejo…

Hoy, a mis veintitantos, sigo creyendo en lo sobrenatural… y en especial en la relación de los animales con lo paranormal. Y lo creo de una manera más elaborada que el simple hecho de que, para mí, los gatos son mágicos (llegan a ti cuando más los necesitas y casi sin darte cuenta te sacan de una depresión o despejan tu mente de problemas), hoy lo creo porque lo he visto.

Un ejemplo es el perro de mi mamá. Jack es una mezcla de boxer, mucho más bravo de lo que cualquiera quisiera, grandote y regalón; siempre vivió dentro de la casa y es prácticamente el hermano chico de la familia. Desde hace unos años este animalillo empezó a ver cosas en la casa. Era algo más allá del típico ladrido de un perro a la nada, ese que te deja con una sensación de “hay algo aquí ctm!”… empezó fijando la mirada en cosas no percibidas por ojos humanos, luego se acercaba a ellas y las olía.

Al tiempo, esas “cosas” empezaron a molestarlo… le pegaban cuando dormía y lo hacían despertar de un salto buscando a alguien que no estaba ahí, se interponían en su camino y no lo dejaban bajar de una cama, salir de una pieza o subir/bajar la escalera. Para mi mamá y mi hermana lo que parecía era que el perro estaba volviéndose loco por la edad, igual que los viejitos muy viejitos, “veía weás”. Pero cuando ellas mismas empezaron a sentir las presencias, escuchar los ruidos y notar las intervenciones, se dieron cuenta de que no eran sólo tonteras en la mente del perro sino que había algo más… en la casa, con ellas.

Durante un tiempo se pasearon por la casa personajes que dicen saber de estos asuntos, brujos, machis, sacerdotes… para algunos estos eran duendes, para otros malas vibras o entidades provenientes de algún portal con el más allá. Aún no sabemos con certeza qué es… pero de que está ahí en la casa, está… y el perro lo sabe perfectamente.

Otro ejemplo que me viene de inmediato a la mente es el de una de mis gatas. Como podrán imaginar los visitantes frecuentes de Revista Litio, soy loca por los gatos. El año pasado tenía 5 gatos en mi casa, cada uno tan singular como el anterior. Lo que amo de ellos (entre otras cosas) es que cada uno tiene su propia personalidad, tan o más compleja que la de muchos humanos.

Una de las gatas más pequeñas era Maharet. Esta preciosa bicolor tenía una personalidad muy peculiar, era súper conversadora y sociable, tenía mañas y hábitos bien particulares… y un notorio fetiche por entrar al baño. Cada vez que pasaba por afuera del baño y encontraba la puerta cerrada, la abría y entraba a mirar; no era difícil ya que desde el 27/F la puerta quedó descuadrada, entonces a pesar de que estuviera cerrada, bastaba un buen empujón y se volvía a abrir. Cada vez que alguien entraba al baño, ella entraba también y se quedaba jugando en el borde de la tina o se sentaba en el piso a dormitar hasta que salías. Por motivos que no deseo discutir ahora (porque me llenan de impotencia) tuvimos que poner a dormir a esta pequeña a finales de agosto pasado, cuando tenía poco más de un año y medio.

Como corresponde a los seres queridos, tuvo su pequeño funeral en mi jardín.

Los días siguientes costaba acostumbrarse y pasar de 5 a 4 gatos. Sacabas un platito de más para darles comida o sin querer esperabas con la puerta abierta a que entraran todos… cuando “todos” ya estaban adentro. Tonteras que supongo le pasan a mucha gente cuando pierde un ser querido, traiciones de la costumbre. La cosa es que a los pocos días empezamos a sentir cosas que sólo la Maharet hacia, como el chiste de la puerta del baño. A ratos, mientras estábamos todos (humanos y gatos) en la pieza acostados viendo algo en la TV, se abría la puerta del baño tal como pasaba antes, y por costumbre exclamábamos el “Mahareeet!” de siempre. Claro, parecerá tontera pero la puerta no se abre sola, sólo si la empujan…

Y aunque me digan que puede ser el viento, he oído sus particulares maullidos en el silencio de la casa a media tarde… a veces suenan ruidos de gatos jugando en alguna pieza, mientras los veo a todos dormir cerca de mí, y apenas grito ese “Mahareeeet!” el ruido para. Sin ir más lejos, un día entré al baño como todas las mañanas y una de las gatas me siguió pero se quedó afuera. Me lave la cara y la gata empezó a arañar la puerta para que la dejara entrar, me di vuelta con los ojos cerrados y la cara mojada para secarme con la toalla y mientras me secaba, sentí los rasguños en la puerta a mi izquierda y el paseo de un gato por mi pierna derecha… quedé helada.

Me saqué la toalla de la cara y en el baño no había ningún gato, sólo estaba la gata arañando la puerta para entrar. Sé que fue Maharet la que se rozó contra mi pierna y lo admito, me asustó mucho… pero desde ese día que tengo claro que ella aún existe y sigue aquí, de una u otra forma. Sé que sigue siendo parte de mi familia gatuna, y ya no le temo a sus “apariciones” porque es mi niña. Yo sólo espero que esté tranquila como le corresponde a los gatos en su “cielo” gatuno.

Hoy tengo 6 gatos… y Maharet es una de ellos, aún cuando su cuerpo está bajo metro y medio de tierra junto a su juguete favorito en el jardín de mi casa. Tengo 6 gatos, 5 de ellos vivos, y uno de ellos en espiritu.

Acerca de Histerika

Reina pirata en posesión del Tesoro de R'lyeh!

7 comentarios el “Mascotas y el más allá.

  1. Me paso los primeros 2 años después de que mi perrita “murio”, todos la sentiamos, incluso la cachorra que teniamos en ese entonces, pero han pasado 12 años desde aquello.

  2. Yuzuyu
    13 marzo, 2012

    Definitivamente los animales ponen a trabajar realmente sus sentidos y ven cosas que los seres humanos no vemos y/o apenas sentimos. Y no es sólo eso; cuando la casa está “cargada con malas energías”, los animales la absorben y se enferman con frecuencia. Eso le paso a mi gata cuando llegó a mi casa, los 2 primeros años pasó enferma, una cosa tras otra… Al principio eran cosas graves, como endometriosis e insuficiencia renal crónica, y después se fue suavizando, hasta que ya no le sucede nada. Además, ella espantó a las cosas negativas que habitaban mi casa y me molestaban… En fin, estoy de acuerdo contigo; perros, gatos, cualquier animal es capaz de detectar con mayor exactitud cuando hay algo cerca de ellos y nosotros.

    • Histerika
      13 marzo, 2012

      exactamente, siempre que una casa esta cargada o conm un”trabajo”, empieza a atacar desde las formas de vida mas pequeñas (plantas) a las mas grandes (mascotas, niños y luego personas). Es una explicacion de por que las “brujas” actualessiempre tienen muchos perros o muchos gatos…

  3. Lulù Lichtmann
    13 marzo, 2012

    Yo aun escucho ladrar a mi perro… ;O; pero creo que esas cosas solo las podemos ver o percibir quienes realmente amamos a los animales…

    • Histerika
      13 marzo, 2012

      buen punto… igual que con la gente… 😦

  4. Yeye Slayeye
    13 marzo, 2012

    Ohhh mi Morrigan hace lo mismo, aun la siento conmigo muchas veces … he tratado de no extrañarla tanto para dejarla ir, pero siempre aparece, moviendo la puerta del baño y a mi hija le pidio que le cantara 😮 y despues la escucho arañando su camita, como siempre lo hacia… waaa mi niña llego llorando a mi lado contando que la habia visitado la Morris T__T mi negrita linda…

  5. Seele
    19 abril, 2012

    Se me salieron unas lágrimas, me acordé de mi Bowie, mi precioso gato angora blanco, que luego de ser atropellado por un bus, sigue en la casa, haciéndose notar, para que no lo olvidemos…muchas veces, cuando estoy dormida, siento como viene a saludarme, le gustaba despertarme amasándome o metiéndose entre mis costillas.
    Su hermano Manson también lo sentía. Lo buscaba por la casa, a veces quedaba mirando la nada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 10 marzo, 2012 por en -Crónica Ciudadana y etiquetada con , , , , , , , , , , , .

Corset Chile, moldea tu cintura.

Entrenamiento de cintura en Chile.

La más alta calidad en corsets modeladores de cintura, y asistencia total a tu alcance. Escríbenos a contacto@kthulu.cl

Sexus, instintos primarios.

Esto es Sexus!

Columnas escritas por gente apasionada por el sexo y sus infinitas variedades. Pasa, conoce, descubre y experimenta con nosotros la pasión de multitudes, el SEXUS!

Escribe tu email y recibe notificaciones cada vez que el sitio se actualice!

Únete a otros 124 seguidores