Kthulu Inc.

…de mística telúrica.

MOSH! CTM MOSH!

Los ritos de los metaleros son diversos y dan para mucho, pero me gustaría rendirle hoy un tributo al que probablemente sea el más polémico de todos los ritos y tradiciones del Metal: el Mosh.

Personalmente entiendo, y hasta cierto punto comparto, el temor que tiene el común de la gente a la idea de un grupo de chascones vestidos de negro dando vueltas y golpeándose contra los demás… parece primitivo, violento y sin sentido si se mira desde afuera, pero es uno de los rituales más reconocidos del Metal y prefiero salir con un ojo en tinta que verlo desaparecer de las canchas. 

Según la casi-omnisciente Wikipedia, el mosh es la variación metalera del pogo, que surgiera con el Punk y que básicamente consiste en saltar y chocar a los demás con el cuerpo, la diferencia con el pogo es que en el mosh se agrega el movimiento circular en conjunto y se añaden golpes de pies y manos al ritmo de la música. El mosh entonces es dar vueltas en círculos (si el espacio es suficiente) mientras se golpea con el cuerpo a los demás… suficientemente brutal para cualquier alfeñique de menos de 1.71, como yo, sin embargo, todo depende del grupo de gente que lo realice.

Mi experiencia personal con los mosh ha sido variada. He estado en el mosh con Slayer y, créalo o no, la violencia es moderada en comparación con el mosh de Lamb of God. He estado en el slam con bandas de Nu Metal como Disturbed y, si bien el nivel de violencia es prácticamente nulo, este tradicional baile del Metal sigue presente en medio de la cancha, lo mismo en Fear Factory donde primó la buena onda por sobre la agresion sin sentido. No hay que engañarse en todo caso, la violencia está, y si te vas a parar a la mitad de la cancha con cualquier banda que tenga aunque sea UN tema con un blastbeat corres el riesgo de salir al menos con un codazo en las costillas.

Pero el mosh no es violencia por violencia, ni es necesariamente mala onda con el otro, en realidad (dependiendo de la banda y el estilo de Metal) el mosh o slam o pogo es un acto de comunión entre los participantes donde se pone a prueba lo que en el fondo hace de los metaleros una comunidad tan poderosa y extensa… la camaradería.

Es posible ver un weon jugoso con cinturón en mano dando latigazos en un mosh de Devildriver, es probable que nos encontremos con 2 o 3 borrachos en un show de Testament golpeándose unos a otros hasta la inconciencia… pero no es la norma. La norma es la agresión medida, el golpe seco contra el otro y la reacción inmediata de ayuda cuando uno de los participantes cae al suelo. Y es que, no es secreto en realidad, lo que aparta a los metaleros de todos los demás miembros de esta sociedad es que cuando ves a un flaco con polera de Morbid Angel en el estadio, te sientes seguro pues confías en él… son parte de la misma tribu. No lo conoces en persona, piensas, pero escucha Morbid por lo que no puede ser lanza ni delincuente… volado? si, borracho mala onda? casi seguro, pero pato malo? los casos son tan pocos que dan risa incluso dentro de la misma comunidad metalera.

no, en serio, qué mierda es esto?!

Entonces en el mosh, puedes leer a la comunidad entera donde por cada 2 jugosos practicando esa imbecilidad de karate dancing o hardcore dancing o como lo llamen los pendejos engrupidos, habrá 12 locos vacilando en buena. Es necesario entonces anular esta manifestación tan tradicional del Metal en vivo? Hoy muchos creen que si, pero eso es tan absurdo como decir que todo el Metal es satánico… es sólo producto del temor al daño físico (que puedes evitar no entrando al mosh y quedándote en la orilla de la cancha, dah!) y, en mi opinión personal, es un paso más a la muerte del Metal como cultura y su consagración como producto de mercado… por qué? pues porque quitarle el filo a este estilo de música es quitarle la esencia misma que lo hace un Arte.

Me explico… el mosh es la última etapa de algo que se inicia con lo que llamo fingerbanging, o llevar el ritmo golpeando los dedos en algo… todos lo hemos hecho, en el vaso, en la mesa, en la pierna, es una manifestación sutil de que lo que escuchamos nos parece vacilable o tasante. Cuando el ritmo lo merece se suma el movimiento de cabeza que caracteriza a los metaleros de cualquier parte del mundo, el headbanging, y este puede ir desde un leve movimiento constante de aprobación (nod) hasta el full headbanger, con el torso hacia adelante y la chasca barriendo el piso (en caso de los que tienen chasca). Estos movimientos son la mera respuesta de nuestro cuerpo a los estímulos de la música, son involuntarios (como lo es irse en la volá con Pink Floyd o llorar con Adele para algunos) y demuestran el poder de la música por sobre nuestros propios cuerpos.

Entonces, cuando Anthrax arranca con el crescendo en Among the Living, es normal que llegue un punto en que el headbanger se vuelve insuficiente y nuestro cuerpo entero pide saltar del asiento y ponerse a saltar como locos… este es el baile más natural que existe, sin coreografías weonas ni música plana y repetitiva, esto es interpretación, comunicación, mensaje e identificación mediante la música, arte en su forma más primitiva, cruda y directa.

No aceptar las reglas del Metal y rechazar el mosh es, a mi parecer, no entender de qué se trata esta música, cómo surge, de donde viene y para donde va. No entraré en detalles sobre los conceptos y razón de ser del Metal porque tendría para un libro, sólo deseaba compartir con ustedes lo siguiente: Resistirse a la violencia que surge en nosotros cuando escuchamos Metal es racionalizar el arte que en él reside, es civilizarlo y asumir su calidad de producto.

La música es un medio de expresión para ideas y emociones, y cuando esta toca la fibra de quien la escucha y se genera la identificación, se produce lo que llamamos arte… y violento, estruendoso y caótico como lo pueden ver, el Metal es arte… que no le quepa duda de ello.


Acerca de Don Clean

Traductor de profesión. Blogger desde el año 2002. Escritor freelance de cuentos picantes. Editor de Revista Litio. Activista del sexo libre y cunnilingüista profesional.

6 comentarios el “MOSH! CTM MOSH!

  1. cinammongirl
    23 marzo, 2012

    excelente el articulo me llegue a emocionar , la experiencia es especialmente i particular como mina , lo digo uno sabe a lo que va cuando se mete en el mosh , pero la buena onda y la hermandad se notan cuando te vas a piso y te recogen amablemente y si el mosh es parte del ritual de la adrenalina , cuando se te calienta la sangre y empujas por llegar adelante aguantando que te aplasten , especialmente a una que le duele mas en ciertas partes , jajajaa , y sientes como la masa se mueve y es la raja , por que es una mezcla entre violencia y alegria que te llena , cuando sales sudando a mil por hora, es lo unico y bello del metal. Caught in a mosh¡¡

  2. Alcaudon
    23 marzo, 2012

    Cito: “Resistirse a la violencia que surge en nosotros cuando escuchamos Metal es racionalizar el arte que en él reside”
    me ha parecido el mejor argumento, porque para mì, el Metal es tal vez la única música en Occidente que habla de las cosas más viscerales de la vida, como la Muerte, la Sangre, el Miedo, así como Amor, Lujuria y Deseo; son esas experiencias las que nos hacen humanos, cuando las reprimimos, se deforman, en el Metal están tal como son.

  3. met0lmania
    25 marzo, 2012

    Personalmente para mi el mosh representa un acto o ritual de catarsis, nos entregamos por completo a la complacencia del descontrol y la violencia multitudinaria, se bota toda la mierda que acumulamos con la vida moderna, y la satisfacción de hacerlo junto a un sentimiento de pertenencia comunitaria, hace la mezcla perfecta, excepto por ciertos sacos de hueas pasaos a rollo, que no alcanzan a ensuciar a tan hermoso acto de liberación, un mantra bien particular por cierto jaua aunque también hay que acotar que con el paso de los años, la vitalidad no es la misma y a veces se opta por ir a buscar su sanguche o comerse a la mina de turno ajauajajaja aunque siempre recomiendo no estar muy curao al momento de meterse al mosh xD

  4. The_trooper2003
    25 marzo, 2012

    Muy buen articulo, me han tocado hartos mosh en mi vida de metalero, incluso en slayer el año pasado me saque la chucha al tropezarme con una persona que se cayó delante mio, lo pare, revise si estábamos bien y seguimos en el mosh jajajaja. La buena onda reina en la mayoría, no falta el volado o curado mala clase, pero esos están hasta en la micro. Al final la violencia depende del estilo del grupo y que tan joven es la audiencia. Me ha tocado ver mosh con mucha gente joven que no pasan de dar vueltas y otro muy violentos, con cinturones y otras cosas. Con la gente más vieja existe otro estilo, hay weones super hardcore que van a morir y pegar en el mosh, sobre todo volados o curados. En general siempre hay buena onda.

  5. bunglegrind665
    28 marzo, 2012

    La imagen que a mi nunca se me va a olvidar es cuando una vez, siendo pendejo (tendría 13 o 14 años) me caí en medio de un mosh y un tipo, borracho y sangrando me levantó del piso y me preguntó si estaba bien, nada más que decir al respecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 marzo, 2012 por en -Fan GO! y etiquetada con , , , , , , , , , , , .

Corset Chile, moldea tu cintura.

Entrenamiento de cintura en Chile.

La más alta calidad en corsets modeladores de cintura, y asistencia total a tu alcance. Escríbenos a contacto@kthulu.cl

Sexus, instintos primarios.

Esto es Sexus!

Columnas escritas por gente apasionada por el sexo y sus infinitas variedades. Pasa, conoce, descubre y experimenta con nosotros la pasión de multitudes, el SEXUS!

Escribe tu email y recibe notificaciones cada vez que el sitio se actualice!

Únete a otros 124 seguidores