Kthulu Inc.

…de mística telúrica.

Pudo ser cualquiera.

En un momento como este, donde por televisión veo la inminente muerte de Daniel Zamudio, quien fuera brutalmente golpeado y torturado por desadaptados sociales tan sólo por ser homosexual, y en que a la vez leo en Twitter el apoyo de decenas, cientos y (por qué no?) miles de personas hacia él y su familia, me inunda un contradictorio sentimiento de pena y rabia hacia la sociedad.

Es visible el cinismo de las personas que consideran la homosexualidad un tema tabú frente a sus hijos (y por ende no les inculcan el respeto a las personas que aman a personas del mismo sexo) pero que en situaciones como estas ponen el grito en el cielo y dicen brindar todo su apoyo a las familia de los afectados.

Estoy pensando en todos esos parlamentarios que aprovechan la instancia para esconder su homofobia y salen en defensa de la vida de los ciudadanos.

Uno esperaría que, junto con todas las otras agresiones a homo y transexuales que se dan en Chile, quienes se llenan los bolsillos de dinero en el parlamento asumieran de una vez que todos somos iguales y no tenemos por qué ser discriminados, Por ende deberían asumir como su deber legislar con urgencia una ley tan importante como la ley antidiscriminación, y no tan sólo una por la orientación sexual, sino una para defender todo tipo de diferencias que tienen las personas que constituyen una sociedad progresista.

Se me llenan los ojos de lágrimas, al saber que para mi padre, esto es una preocupación más (que se suma a tantas otras que siente) por su hijo homosexual, por mi. Si bien él me da todo su apoyo, sabe que no todos me lo darán, por eso teme  que se me discrimine, que la sociedad me segregue y hasta que se me pueda agredir.

Muchísima pena me da también pensar que esto le puede ocurrir a un amigo, pero no es necesario que sea alguien cercano para que vivas el dolor por una agresión, es un sentimiento humano de compasión, porque al final todos somos iguales, de una misma condición: humana. Como dice mi padre, todos tenemos la conexión para saber quién es o no igual a nosotros, y esa misma conexión nos hace sufrir tanto en un caso como este.

Quisiera algún día vivir en un país sin discriminación, donde pueda salir con mi pololo, de la mano un día domingo al parque para divertirnos y entregarnos amor libremente, sin que nadie nos mire raro, o nos evada, sino que nos vean como cualquier pareja que desea vivir un momento agradable en compañía del otro y sin necesidad de esconderse.

Me gustaría ver en la televisión programas que apunten a la educación sobre estos temas, donde muestren/enseñen que la homosexualidad no es una enfermedad, un trastorno psicológico, ni nada de eso; es tan sólo que una persona encuentra su felicidad al estar con otra persona del mismo sexo, y en base a su amor pueden constituir un hogar y por ende una familia. Pero no, la televisión chilena muestra lo que vende y la conciencia social no es una moda, lo que la lleva a su decadencia de contenidos culturales.

Para finalizar, lo único que pido es que si leen esto, noten que la pena y el dolor de una injusticia como la vivida por Daniel Zamudio no sólo cala hondo en alguien que vive con el miedo a ser rechazado, y hasta agredido, por tan sólo amar a gente de su mismo sexo, también cala hondo en su familia, en sus amigos y en todas las personas que aceptan y entienden que las diferencias entre seres humanos son naturales. Sí, yo vivo en temor, que me ataquen a mí o a cualquier amigo, por eso pregunto a las autoridades: ¿hasta cuando trabajan tirándose  las bolas, llenándose los bolsillos de dinero, sin legislar cosas de suma urgencia como estas? no pido que lloren por Daniel, pero si que se conmuevan con su historia y que no olviden que como sociedad debemos luchar por frenar la discriminación. He dicho.

Por @TAndreess (Colaborador Litio)

3 comentarios el “Pudo ser cualquiera.

  1. Patty
    25 marzo, 2012

    Porque será tan difícil entender que el amor es amor, y que las personas nos enamoramos de otras personas, sin importar su sexo o género? De verdad es tan difícil?

  2. panteralila
    25 marzo, 2012

    Uno de nuestros deberes como padres es inculcarle valores fundamentales a nuestros hijos. Uno de ellos es la TOLERANCIA, que aprendan a aceptar y respetar la diversidad que es justamente lo que nos enriquece como sociedad. Se lee bonito, …se escucha bonito, pero lo que realmente cuenta es el EJEMPLO, SON NUESTRAS ACCIONES LAS QUE ELLOS IMITAN, NO LO QUE DECIMOS SINO LO QUE PRACTICAMOS.
    Como siempre y lamentablemente habrán quienes no son capaces de respetar a los demás, requerimos AHORA DE UNA LEY ANTIDISCRIMINACION.

  3. Sentido Contrario
    28 marzo, 2012

    Esta es una demostración de la tarea titánica que tenemos por delante, al descubrir que no podemos asumir que todas las personas, aunque no entiendan la realidad de los demas, respetan su vida. Habrá que empezar de ceros en muchos temas para evitar que casos como estos vuelvan a repetirse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Corset Chile, moldea tu cintura.

Entrenamiento de cintura en Chile.

La más alta calidad en corsets modeladores de cintura, y asistencia total a tu alcance. Escríbenos a contacto@kthulu.cl

Sexus, instintos primarios.

Esto es Sexus!

Columnas escritas por gente apasionada por el sexo y sus infinitas variedades. Pasa, conoce, descubre y experimenta con nosotros la pasión de multitudes, el SEXUS!

Escribe tu email y recibe notificaciones cada vez que el sitio se actualice!

Únete a otros 124 seguidores