Kthulu Inc.

…de mística telúrica.

El Demonio de la información.

Los dichos del Cardenal Medina esta semana describiendo la masturbación como “un hecho moralmente reprobable… prohibida para todo cristiano, así como para un laico, soltero o casado” pueden no ser una novedad pero sirven para recordarnos algo muy importante… el rol de la ignorancia en las bases de cualquier convicción absoluta, como la religión.

Si bien podemos justificar la existencia (y necesidad) de misterios divinos en torno a las religiones, debemos aceptar también que estas se nutren, principal y básicamente, de la ignorancia de los fieles. 

No hablo necesariamente del origen de la vida en la Tierra, la posibilidad de una vida después de la muerte o la naturaleza del alma, seamos sensatos, la mayoría de los creyentes no llegan a tal punto de análisis crítico. Hablo en realidad de los aspectos cotidianos sobre los que la religión (específicamente la cristiana) aún cree tener dominio de la verdad y sobre los cuales históricamente ha arrojado un manto de misterio y temor.

El sexo, por poner un ejemplo obvio y que se desprende de los dichos del cardenal, es uno de los aspectos humanos más recurrentemente satanizados y manipulados por la religión occidental.

Sodomía, sacrificio de vírgenes, sexo extra-marital, violaciones, matrimonio homosexual, incesto… todos aparecen mencionados en pasajes de la misma Biblia que nos instan a leer desde pequeños, sin embargo, leer “Memorias de una Pulga” o “El Decameron” (cuando estaba chico) o la pornografía y erotismo en general,  solía y suele ser considerado pecado. Cuál es el punto? Es confuso todo esto de “proteger de la influencia del demonio a los inocentes”, mientras los invitas a leer sobre padres que ofrecen sus hijas vírgenes a una multitud furiosa. No se entiende el punto, es como insistir desde el púlpito en que el sexo extra-marital está mal, mientras en la sacristía se arman orgías con menores de edad. Algo simplemente no cuaja…

Las enseñanzas cristianas hoy en día parecen más una campaña de desinformación o un método de confusión masiva. Hay que estar muy ciego para no darse cuenta de lo obsoleto y muchas veces absurdo de sus argumentos, es que la evidencia y la información están en todos lados! Es algo que nuestro preciado Internet nos ha legado (para pena de muchos)… si bien no hace ciudadanos más inteligentes al menos los convierte en ciudadanos más informados, y eso pesa en las esferas de poder.

Antaño no era así. Hasta fines de los 90 no había internet en todos los hogares y la información que recibíamos debía pasar por filtros en los cuales la religión tenía una influencia enorme. Vivíamos días de mayor inocencia… una inocencia forzosa, frente al televisor y fuera de él pues cuando los medios masivos no filtraban todo lo que debían, siempre estaba la otra alternativa… la terapia de shock.

Cuando estaba en 5° básico la moda del momento eran “Las Tortugas Ninja”. Las tortugas mutantes buenas para las patadas, la pizza y el rap la llevaban y yo era uno de sus seguidores. Vi las películas en el cine, no me perdía la serie de TV, me canjeaba sus figuritas con las promos de los yogurts y alguna vez anhelé tener un par de “linchacos” (si, mi favorito era Miguelangel). Cierto día, jugaba con una de mis figuritas en el patio de la escuela cuando un compañero de curso se acercó a mi y me reprochó:

-no debieras andar con eso, te pueden hacer daño. El otro día el pastor nos dijo que esos monos eran satánicos, que eran del Diablo; dijo que en Estados Unidos a un niño que jugaba con esos monos y que tenía la colección completa de esos monos, en la noche se levantaron y le movieron la cama, se pusieron debajo del colchón y le enterraron esas cuchillas que tienen en el cuerpo… se lo tuvieron que llevar al hospital y a los juguetes esos todavía no los encuentran…-

De pie frente a él me quedé, atónito y descolocado… cómo podía ser eso real? Cómo podían ser tan malos unos simples juguetes? “Pero si las tortugas pelean por el bien! Como van a dañar a un niño?!” pensé; mi cabecita no lo podía entender. Aquella debe ser una de las primeras veces en que me topé con el término “satánico”, a partir de entonces muchas otras cosas más serían satánicas, incluso yo. Por supuesto, como era un niño inocente e impresionable, me causó un poco de temor el llegar a casa y ver al resto de mis tortugas… sobre mi cama… quietas… silenciosas… verdes… como esperando algo…

Llegando a casa esa misma tarde le pregunté a mi abuela si ella creía que las tortugas eran satánicas. De vuelta ella me preguntó “Por qué?” y yo le conté lo que mi compañerito había dicho “Puras tonteras de canutos mijo, no haga caso” contestó.

Vaya si me sirvió su consejo! claro que no sólo lo apliqué con los evangélicos sino con los católicos, mormones y cuanto pelmazo se acercara a mí con un libro en la mano anunciándome que el fin se acerca y la gran zanahoria vendrá.

Décadas atrás, los casos como ese se repetían sistemáticamente, principalmente en la iglesia Evangélica donde desde los Pitufos hasta Don Francisco todos eran satánicos! Ni hablar de la música… el Rock fue el blanco favorito de pastores y sacerdotes por igual, al punto que la iglesia Católica logró negarle la entrada a Chile a Iron Maiden el año 92…

Las religiones, todas ellas, prescriben parámetros de conducta y actúan como controles de éstos, incluso a costa de la libertad de cada individuo… restringiendo lo que podemos oír, ver, leer o incluso sentir. Y la idea detrás de tanta satanización es tan sencilla como evidente, desinformar. El propósito de prohibir con la excusa de proteger es simplemente mantener al ganado en su lugar, sin pensar demasiado, sin exponerse demasiado a realidades que se puedan contraponer a la realidad única y absoluta que Alá, Jehová, Elohim, Adonai, ha dispuesto desde su Cielo para nosotros.

Si las cosas cambiaran, si nos opusiéramos a sus designios mágicos, la realidad como la conocemos se vería alterada, y la jerarquía impuesta por el cristianismo a punta de espada y cruz en mano en casi todo el mundo temblaría en sus cimientos.

No hay mucha vuelta que darle a los dichos de un sacerdote por televisión en realidad; tal vez antaño esa institución religiosa nos fue útil de alguna manera, pero ya no lo es. Es la historia quien nos lo ha enseñado: el verdadero enemigo del hombre es la ignorancia pues los beneficios del creer no compensan las desventajas del no saber…

Acerca de Don Clean

Traductor de profesión. Blogger desde el año 2002. Escritor freelance de cuentos picantes. Editor de Revista Litio. Activista del sexo libre y cunnilingüista profesional.

4 comentarios el “El Demonio de la información.

  1. mai
    19 noviembre, 2012

    La religion evoluciona junto con la gente, que tu eligas con pinzas aquellos representantes mas conservadores y “polemicos”, y aquella gente mas “comun e ignorante” solo desmuestra que no conoses a ningun cristiano de verdad, ni ningun cura de verdad. y te lo dice una atea.

    • Tu amigo imaginario Dios
      9 noviembre, 2013

      se te nota, lo atte

  2. Barfly Sileno
    29 enero, 2014

    Sé que este texto trata sobre un tema súper complejo pero no pude evitar reírme mucho porque me sentí súper reconocida, acabo de contarle a mi pololo que estaba leyendo esto y que me acordé que cuando chica, siendo criada católica, me dijeron que los pitufos eran satánicos y que un niño tenía en su pieza un tapiz de pitufos y que éstos cobraron vida, cortaron al niño en pedacitos y lo metieron en la pared. Él se rió y me contó que le pasó lo mismo en su iglesia, la adventista, el pastor le contó que un niño tenía una polera de pitufos y su mamá la quemó y el dibujo salió corriendo desde el fuego. Yo entiendo la idea del cuento de terror para los niños, de hecho gozaba con las películas, pero encuentro terrible lo de satanizar de manera ridícula todo lo que no se ajuste a la norma. Confío en que las cosas van a cambiar aunque debo reconocer que con tanta estupidez como ésta mi tolerancia (considerando lo que realmente significa esa palabra) está en nivel 0.

  3. jael parra
    24 octubre, 2014

    excelente comentario, lo comparto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Corset Chile, moldea tu cintura.

Entrenamiento de cintura en Chile.

La más alta calidad en corsets modeladores de cintura, y asistencia total a tu alcance. Escríbenos a contacto@kthulu.cl

Sexus, instintos primarios.

Esto es Sexus!

Columnas escritas por gente apasionada por el sexo y sus infinitas variedades. Pasa, conoce, descubre y experimenta con nosotros la pasión de multitudes, el SEXUS!

Escribe tu email y recibe notificaciones cada vez que el sitio se actualice!

Únete a otros 124 seguidores